"Alarmantes y preocupantes", son para el ministro de Desarrollo Social de la provincia, Danilo Capitani, los índices de pobreza e indigencia difundidos el pasado jueves por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) que además se dan en un claro aumento en la demanda de módulos alimentarios que brinda el Estado provincial.

“Nosotros los veníamos observando”, señaló en Sí 98.9 el ministro sobre la situación, y dijo que durante estos últimos meses la inversión de la provincia en materia de asistencia social y alimentaria fue mucho mayor, de más de 2.500 millones de pesos a fines de junio, que comparado con el año pasado, donde a esa altura la inversión había llegado a 1.500 millones, denota una clara necesidad de determinados sectores por contar con la colaboración del Estado para sobrevivir.  

Vale decir que en 2020 el presupuesto que se utilizó para cubrir la demanda social y alimentaria fue de 3.200 millones de pesos, aunque para este año se estima que se llegará a los 5 mil millones, un certero crecimiento que en porcentaje alcanzaría un 33% más.

“Vamos a reforzar cada uno de los programas durante estos meses para llegar a asistir a todas las personas que lo necesiten”, informó al respecto Capitani que dijo que el dinero que se invierte se distribuye en un total de 250 mil módulos alimentarios que se entregan mediante operativos puerta a puerta en los barrios más vulnerables de Rosario y Santa Fe, más la Tarjeta Única de Ciudadanía, reforzada recientemente con un 75% más de saldo y alcanza a 100 mil familia con una inversión de 700 millones de pesos.

Como dato notable, la pobreza en Rosario se duplicó en los últimos 3 años como producto de la crisis cambiaria y luego la pandemia. La tasa de pobreza pasó de 20% a 38% de la población lo que equivale a un pase de 257.000 a 506.000 pobres. El rebote se dio en el 2018, o sea, el primer año de la crisis donde la cantidad de gente pobre pasó de 257.000 a 415.000. Luego, la cantidad de gente pobre aumentó en 50.000 por año en el 2019 y el 2020 habiendo ahora medio millón de pobres en Rosario.

En ese sentido y comparando con la ciudad de Santa Fe, el funcionario analizó que "en el Gran Rosario hay mayor cantidad de pequeñas y medianas empresas que están mucho más diseminadas en la región que en el Gran Santa Fe. Por eso, en el Gran Rosario la recuperación pospandemia generó mayores posibilidades de trabajo, que es lo que realmente impacta en los índices y hace que el porcentaje de pobreza sea menor", explicó.

Por último Capitani señaló que la pobreza se da en un contexto multicasual como es la falta de trabajo, la inflación y el precio de los alimentos que tuvieron una suba importante en estos últimos meses. Y si bien hay una recuperación de la industria santafesina, “eso todavía no se ve reflejado en mejores salarios y mayor cantidad de empleos”.    

Aquí el audio de la nota completa. 

#NadieEsPerfecto - Danilo Capitani by Sí 989