La inflación en supermercados de la provincia de Santa Fe fue del 4,82% durante el mes de junio, según informó este miércoles el Centro de Estudios Económicos Scalabrini Ortiz (Ceso).

El dato es apenas superior al registrado durante el mes anterior (4,68%), pero con la salvedad de que en el análisis no llegó a tener impacto la disparada de precios que hubo desde la renuncia del ex ministro de Economía Martín Guzmán.

Pese a no tener en cuenta esos datos, en junio un adulto necesitó $ 19.540 para cubrir sus necesidades alimentarias básicas, mientras que una familia de cuatro personas tuvo que reunir $60.378 para no caer en la indigencia.

Los números hasta el primer semestre indican que durante ese período la inflación acumulada en supermercados de la provincia fue del 33,9%, mientras que en los últimos doce meses fue del 59,6%.

Se esperaba que este último mes el índice de precios en las cadenas provinciales comiencen a ceder ante la merma inflacionaria que venía mostrando el Indec. Pero esta posibilidad quedará descartada en la próxima estimación a raíz del salto que dieron los precios desde los primeros días de julio.

Desde el Ceso ya hicieron un monitoreo de precios semanal. Son estimaciones a nivel nacional pero que se proyectan al territorio santafesino.

Según ese seguimiento, solo entre el 4 y el 11 de junio, el índice en supermercados registró un alza del 2,3%, llevando el acumulado mensual (entre el 11 de junio y el 11 de julio) al 5%.

Durante la última semana la categoría Alimentos frescos encabezó los aumentos con un 2,6% de incremento semanal. Si bien hubo diversas variaciones entre los productos que componen esa categoría, huevos frescos empujó el promedio hacia arriba con un retoque del 12% semanal.