Uno a uno todos los rubros comienzan a sentir el impacto del parate de la actividad por el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Al igual que la gran crisis que atraviesa la moda internacional, el diseño local pasa por uno de los peores momentos de la historia. Por eso es que la Cámara Argentina de la Moda se declaró en emergencia.

La crisis alcanza a todos, desde las tiendas más pequeñas hasta las marcas más famosas y exclusivas del mercado. 

Por ejemplo, la alta costura se ve totalmente afectada, no solamente por la cuarentena, que anuló totalmente la comercialización, sino también por la falta de insumos, los altos costos, los impuestos, los alquileres y los sueldos y gastos fijos en general. “Hoy resulta imposible enfrentar estos costos, lo que se suma al deterioro de la actividad en los últimos años”, dice el comunicado que firma Francisco Ayala, presidente de la Cámara.

Los que se dedican al prêt à porter también viven un caos. No pueden comercializar sus colecciones y además corren con los altos costos de alquileres de los locales o los showrooms. La mayoría además vendió a las franquicias su colección con pago por cheques adelantados, y hoy está cortada la cadena de pagos, ya que no se realizan ventas. Tienen que afrontar pagos de sueldos, jornales, talleres, materia prima, impuestos, que al no poder comercializar les es imposible hacer frente. Esta situación, sin duda, llevará a la quiebra a muchos diseñadores y marcas.

Los artesanos, emprendedores y la incipiente actividad de la moda sostenible, por su parte, hoy tienen cerrados todos sus espacios o ferias de venta, viéndose en estos momentos sin recursos. Además, su situación les impide acceder a un crédito. 

Los maquilladores es otro de los rubros que hoy se encuentran afectados y sin poder realizar sus tareas o eventos, tanto sociales como desfiles y producciones de moda. Muchos de ellos comercializan sus propias marcas en tiendas que hoy se encuentran cerradas. También tienen pagos de alquileres, sueldos, impuestos que les será imposible afrontar. A los peluqueros les pasa lo mismo: enfrentan gastos de alquileres, pago de sueldos y comisiones. También se ve afectado el servicio de manicuras. Es un rubro totalmente afectado, al que se le suman los impuestos y es claro que no podrán hacer frente a los pagos.

El sector de accesorios de moda tiene su actividad paralizada y sufre la misma situación de impuestos y pagos de sueldos que los anteriores. El calzado es otro de los negocios más afectados por la cuarentena que además debe hacer frente a los productos que se importan para producir los modelos.

Las industrias del cuero y el tejido no son la excepción lamentablemente como así tampoco toda la gente que se encarga de eventos, comunicación o que tienen pequeños comercios tanto en los shoppings como a la calle.

Por toda esta situación es que la Cámara Argentina de la Moda decretó la emergencia y pidió que se implemente una ayuda inmediata para hacer frente a la continuidad de una de las Industrias más productivas del país.

La idea de la organización es conseguir créditos subsidiados con bajos intereses, que sean de tramitación rápida y efectiva para cada uno de los sectores mencionados