La semana pasada, luego de un largo debate y algunos contratiempos, el Gobierno Nacional envió finalmente al Congreso el proyecto del impuesto a las grandes fortunas. La iniciativa, que ya había sido mencionada en otras oportunidades por el presidente Alberto Fernández, era muy esperada por gran porcentaje de la población. Asimismo, generó rechazo en otros sectores.

El proyecto contempla, por única vez, un aporte extraordinario sobre grandes fortunas para amortiguar los efectos de la pandemia. Fue impulsado por los diputados del Frente de Todos Máximo Kirchner y Carlos Heller.

En diálogo con RosarioPlus.com, la abogada María Pía Dómina explicó cuatro puntos claves para comprender en profundidad los alcances de este tributo. 

1) Es un tributo extraordinario, por única vez, y que recae sobre el patrimonio de personas con bienes superiores a $200.000.000 al 31 de diciembre de 2019. Heller, autor del proyecto, informó que “alcanzaría a poco más de 12.000 personas, que son 0,002% de la población”. Se apunta a las manifestaciones de altísima capacidad contributiva, vinculada a los grandes patrimonios.

 

2) La ley establece un plazo retroactivo al 31 de diciembre del 2019, para evitar que el contribuyente modifique su situación patrimonial mientras se debate el proyecto en ambas cámaras.

 

3) El proyecto establece una escala progresiva en las alícuotas. A modo de ejemplo, la tasa será del 2% para los patrimonios de entre 200 y 300 millones, y de 2,25% para quienes posean entre 300 y 400 millones. Se estima que la mitad de los y las 12.000 contribuyentes ingresarán en esas primeras dos escalas.

En el caso de bienes en el exterior, la contribución tendrá un recargo del 50% sobre la tasa, pero si el sujeto alcanzado por el impuesto decide repatriar un 30% de las tenencias financieras en un plazo de 60 días desde la publicación de la ley en el boletín oficial, se elimina el recargo.

La idea es fomentar la repatriación de bienes de argentinos radicados en el exterior.

 

4) Se estima que la recaudación rondará 300.000 millones de pesos. Dinero que tendrá un destino determinado y deberá ser aplicado de forma federal de la siguiente manera:

- Un 20% a la compra y/o elaboración de equipamiento médico, elementos de protección, insumos sanitarios, medicamentos y vacunas

- Un 20% a subsidios a las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas

- Un 20% destinado al programa integral de becas Progresar

-  Un 15% a los habitantes de los barrios populares enfocado en la mejora de la salud y de las condiciones habitacionales

- Un 25% a programas de exploración, desarrollo y producción de gas natural

Próximos pasos

Como el proyecto trata materia impositiva, se requerirá el voto afirmativo de 129 diputados. El Frente de Todos cuenta con 119, así que deberá buscar voluntades entre los diputados de Lavagna, Schiaretti y el FIT.

Por otra parte, en la Cámara de Senadores el oficialismo no tendrá problemas en aprobar el proyecto porque tienen cuórum propio (41 senadores de 72). 

Para poder aprobarse requerirá de mayoría absoluta.