La industria argentina importó insumos durante 2021 por 25 mil millones de dólares, lo que significó un incremento de 50%, y una evidencia de que la recuperación fabril es una realidad, respecto de niveles de pre pandemia, durante el gobierno de Mauricio Macri.

Es que en el período gobernado por Cambiemos, la tendencia había sido la de importación de manufacturas, más que la de insumos de producción. Y así se consumó ese período de desindustrialización.

Un artículo publicado por Ariel Maciel en BAE Negocios apunta que el récord anterior de importación de insumos había sido en 2011, por 22 mil milllones de dólares.

Las cifras oficiales marcan que en el año que culminó la industria nacional importó bienes de capital por USD 10.000 millones, cuando en 2019 habían sido USD 8500 millones. Y se marca la disminución de manufacturas importadas: USD 7200 millones.

Es la otra cara de la moneda que los medios hegemónicos muestran, cuando los empresarios reprochan al Gobierno tener el acceso restringido a dólares para la importación. "No es cierto que haya problemas. Hay récord de importación de insumos", señaló una fuente del Banco Central a Maciel. 

Inflación en el mundo

El dato a tener en cuenta, que el propio Indec contempló en el último informe de intercambio comercial, es la inflación mundial que impactó sobre los bienes. El encarecimiento de los precios internacionales modificó los costos de las empresas que se abastecen de insumos que no se fabrican en el país, o de bienes de capital que utilizan para actualizar los circuitos de fabricación.

Fuentes consultadas en la Unión Industrial Argentina (UIA) confirmaron el crecimiento ante el 2019 y destacaron la importancia del proceso de industrialización que se está llevando a cabo, pero aclararon que la comparación con 2020 "es mucho más ajustada".

Los industriales consideraron que el incremento debe ser leído más por el "efecto precio que por cantidad", lo que desinflaría un poco el exitismo de las importaciones y dejaría el margen para las quejas por las trabas a las compras mundiales que señalaron durante buena parte del año.

"Los insumos industriales se encarecieron más por todos los temas logísticos y subas internacionales en si mismas", aclararon fuentes de la entidad fabril que, sin embargo, señalaron que aún con estas aclaraciones, "tiene sentido (el crecimiento de las importaciones anunciado por el Gobierno) porque a nivel de actividad estás mejor que en 2019, aunque con algunas heterogenidades".

El dueño de una fábrica que acude al comercio exterior para poder producir en la Argentina, que integra la mesa de conducción de la UIA, aclaró que "los precios de los insumos se incrementaron desde el 2019 mucho a simple vista", y en un cálculo mental dijo que sería "más del 50%".

Doble efecto

Allí hay un doble efecto sobre las importaciones. Por un lado, los controles que el propio Gobierno puso para cuidar a la industria nacional, poniéndole tope a los productos terminados. Y por el otro, el stockeo de parte de los industriales, que aprovecharon la estirada brecha cambiaria para invertir en bienes de capital e insumos debido a la posibilidad de pagar los productos al dólar oficial. "Hace más apetecible capitalizarte importando insumos al oficial", admitió una fuente consultada.

Según el último informe técnico de comercio exterior que hizo la UIA, en el acumulado hasta noviembre en base a Indec, de un crecimiento de 53% del total se explicaba por un aumento del 28,7% en precios y 18,9% en cantidades.