Con el propósito de frenar la escalada inflacionaria en los precios de la carne a través del abastecimiento normalizado del mercado interno, el Gobierno publicó este lunes en el Boletín Oficial un paquete de medidas que implican la restricción de exportación de ciertos cortes de carne vacuna de consumo popular para 2022 y 2023. 

Con la firma de la Subsecretaría de Ganadería del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca se publicaron en el Boletín Oficial las resoluciones 301/21 y 302/21, que establecen suspender hasta el 31 de diciembre de 2023 la "exportación definitiva y/o suspensiva, con destino al exterior del país" de una serie de cortes bovinos frescos, enfriados o congelados. 

Los que siguen son los cortes que por dos años solo se destinarán al mercado doméstico:

Asado con o sin hueso

Falda

Matambre

Tapa de asado

Nalga

Paleta

Vacío

La medida gubernamental también suspende la exportación de reses enteras y medias reses y el cuarto delantero y trasero con hueso.  Además, el Gobierno dispuso que las carnes vacunas destinadas al comercio minorista deben salir de los frigoríficos en unidades de hasta 32 kilogramos, atendiendo a la solicitud de las entidades gremiales del sector y se dispuso un plazo de hasta seis meses para que se cumpla con ese límite.