El costo de vida para una familia de los barrios de menores recursos de Rosario trepó en junio a 36.398 pesos, lo que se traduce en un aumentó del 63% en un año (cuando midió $22.383) y del 100% si tomamos como referencia el dato de junio de 2017 ($18.315). Solamente en el último trimestre la suba fue del 9,1%.

El dato se desprende de un relevamiento realizado por la diputada nacional Lucila De Ponti junto al CESO (Centro de Estudios Scalabrini Ortiz) el cual registra y compara regularmente el consumo en barrios representativos como Casiano Casas, La Sexta, La Lagunita y Mangrullo.

“El porcentaje de lo que los argentinos podemos cubrir con nuestros ingresos es cada vez más bajo”, indicó la legisladora del  Movimiento Evita, en diálogo con Ariel Bulsicco, en Sí 98.9. “El dato que mejor expresa y caracteriza al período que estamos viviendo es la desigualdad. Lo que ganan los más tienen es casi treinta veces más de lo que ganan los menos tienen”, agregó.

El estudio indicó que solamente para cubrir las necesidades indispensables de alimento un hogar destina como mínimo 14.759 pesos, mientras que un adulto necesita $4776 para no caer debajo de la línea de la indigencia. En los últimos dos años los productos relevados aumentaron en promedio 121%. Los mayores aumentos se dieron en  arroz (+330%),  carnes (241%), fideos (145%), yerba (138%) y pan (+131%).

Al comparar el costo de vida con diferentes ingresos de referencia, se evidencia que los ingresos cada vez alcanzan para menos.  El salario mínimo, vital y móvil (SMVyM) de $12.500 apenas cubre el 34%, mientras que en igual período del año pasado alcanzaba para el 42%. Tampoco alcanzan esta cifra el salario promedio de un obrero de la construcción ($28.935), de un empleado de comercio ($25.332), y de trabajadores de casas particulares ($14.126) que cubren respectivamente el 79%, 70% y 39%.

"El dato más grave de estos estudios que nosotros hacemos no es solo el aumento en el costo de vida sino el porcentaje que esto aumenta por sobre los ingresos de los argentinos"
"Un salario básico no cubre ni un tercio del costo de vida de una familia", señaló la diputada provincial electa.

“Hay productos muy básicos como por ejemplo el arroz, aumentó un 300% en un año”, comentó De Ponti y agregó: "Los alimentos de consumo masivo tuvieron el mayor porcentaje de aumento".