Claves para comer saludable con el regreso del frío

Con bajas temperaturas cuesta más mantener el estado físico, porque el frío despierta el apetito y nos acercamos a las calorías y grasas. Todo lleva a generar una especie de “desenfreno permitido” cuando de alimentación se trata. Pero con las bajas temperaturas el sistema inmunológico está más activo y preparado para combatir diferentes virus en el ambiente. Generar malos hábitos alimentarios jugarán en contra de la salud en temporada de gripes y resfríos. En contra del mito popular de incorporar un exceso de calorías “vacías”, lo que realmente se debe hacer es sumar nutrientes que ayuden a nuestro organismo a sentirse fuerte y saludable.

Compartir en Whatsapp Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Facebook Mesenger Compartir en Facebook Mesenger
1

No abandonar el agua

null
Algo que suele hacerse es dejar de tomar agua, y este es un punto muy importante a tener en cuenta sobre todo en niños, adolescentes y ancianos, donde puede existir un mayor riesgo de deshidratación. El líquido, tanto en infusiones calientes como frías, y el consumo de agua pura y segura, es fundamental. Una buena hidratación hace al correcto funcionamiento de nuestros órganos.
Compartir
2

Sopas de verduras y caldos

null

Las sopas de verduras y caldos son una excelente alternativa para sumar nutrientes, aportando mucho volumen y fibra con pocas calorías y satisfaciendo las ganas de comer un plato rico y caliente. Son ideales para ser consumidas antes de la comida principal para comenzar a registrar la saciedad.

Compartir
3

Guisos de vegetales, legumbres y carne

null

Los guisos, a base de vegetales con el agregado de legumbres y carnes magras, también pueden ser una muy buena y saciante opción. Sus infusiones calientes de todo tipo aportan el calor necesario para que regulemos mejor la temperatura del cuerpo, y al igual que las sopas, proveen de muchos nutrientes.

Compartir
4

Las infusiones calientes de merienda

null

Es la época ideal para darse el gusto de preparar y probar distintas opciones de tés naturales, sumando sabores y colores, así como otras infusiones similares como el mate cocido o el café.

Compartir
5

Hacerse amigo de frutas y verduras

null

Muchas personas en esta época del año suelen dejar de lado las ensaladas o las frutas frescas por considerarlas propias del verano y asociarlas con un sentido refrescante que no coincide con la época invernal. Sin embargo, las frutas y las verduras son fuentes de vitaminas y minerales específicos para combatir las enfermedades asociadas al cambio climático como el resfrío y la gripe.

Compartir
6

Qué hacer con los lácteos

null

Los lácteos descremados como leche, yogures y quesos light- aportan proteínas de alta calidad nutricional, y no deben ser olvidados en invierno. Sobre todo deben seguir consumiendo los menores en edad de crecimiento y cambio dental.

Compartir

Seguí leyendo