Cinco motivos por los cuales te hace bien comer miel todos los días 

La miel es un alimento que la humanidad viene consumiendo desde hace má de siete mil años, aportando grandes nutrientes a la dieta. ¿Pero qué es realmente lo que hace consumirla a diario? ¿Qué ventajas genera para el organismo? 

Compartir en Whatsapp Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Facebook Mesenger Compartir en Facebook Mesenger
1

Tiene antioxidantes que bajan el colesterol

null

Los antioxidantes que contiene la miel no sólo limpian las toxinas que circulan en el cuerpo, sino que incluso tienen propiedades que reducen la cantidad de colesterol en el cuerpo. Es que al favorecer el flujo de sangre, hace que esta se oxigene y limpie más rápido evitando que acumulen grasas.

Compartir
2

Ayuda a perder esos kilos de más

null

Todas las cosas que son reducidas en calorías suelen en contrapartida tener mucha azúcar, algo que en el cuerpo si no se consume rápidamente se convierte en grasa. La miel de abeja, por otro lado, tiene una composición diferente a la de otros endulzantes, que ayuda a acelerar el metabolismo y favorece la perdida de peso.  

Compartir
3

Impulsa una limpieza estomacal 

null
La miel es un antiséptico natural, por lo que una cucharada puede ayudar mucho al intestino al matar bacterias y curar heridas. Para que cumpla efectivamente con esta función, se la debe consumir sola y con el estómago vacío.
Compartir
4

Estimula la buena memoria   

null

A partir de diferentes estudios científicos quedó comprobado que la miel, además de favorecer el sistema respiratorio y ayudar a mejorar de un estado gripal, mejora la memoria por sus propiedades antioxidantes que protegen al sistema nervioso.   

Compartir
5

Permite dormir como se debe

null

El azúcar de la miel incrementa la insulina en la sangre, la misma hormona que libera la serotonina, responsable de la producción de melatonina. Lejos de ser un trabalenguas, esto significa que mejora el sueño, ya que esta última sustancia es la responsable de una función fundamental, que es la de relajar para dormir al cuerpo. 

Compartir

Seguí leyendo