Cinco beneficios de bañarse con agua fría

Hay mucha terapias que involucran el frío para mejorar articulaciones, aspecto de la piel y hasta la tonificación de los músculos. Acá una serie de beneficios que reporta tan sólo bañarse con agua fría, sin ningún tipo de tratamiento extra. 

Compartir en Whatsapp Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Facebook Mesenger Compartir en Facebook Mesenger
1

Refuerza el sistema inmunológico

null
Comenzar el día con un baño de agua fría ayuda a estimular las defensas del organismo y aumenta la producción de glóbulos blancos, fortaleciendo la resistencia del organismo frente a posibles enfermedades, como el asma, la gripe y los resfriados.
Compartir
2

Piernas tonificadas y sin arañitas

null
Produce que las piernas se sientan más ligeras y descansadas, mientras que con el agua caliente, las venas se dilatan; con la fría sucede todo lo contrario: las venas se contraen y se activa la circulación, previniendo la aparición de várices y celulitis.
Compartir
3

Piel más sana y rejuvenecida

null
El agua fría tiene un efecto tensor al favorecer la circulación. Además es ideal para exfoliar la piel y remover las células muertas. El resultado de esta combinación es una piel rejuvenecida y saludable, que además será más resistente a las lesiones que producen el sol, el viento y los años.
Compartir
4

Articulaciones saludables

null
Bañarse de pie, ayuda a drenar las articulaciones, el rostro y todas las partes del cuerpo. Efectivamente, a la hora del baño lo más recomendable es empezar por los pies y seguir en forma ascendente.
Compartir
5

Músculos tonificados

null
Los baños con agua fría contribuyen a tonificar los músculos, pues aumenta y favorece la circulación sanguínea, produciendo más oxigenación de los músculos.
Compartir

Seguí leyendo