sec-corbata

Una voz contra los aumentos

Esta vez el estallido de Lilita Carrió reclamándole al presidente Mauricio Macri por los “aumentos brutales”, fue escuchado con atención por gran parte de la sociedad argentina. No porque fuera Carrió la “vocera” sino porque la gente esperaba que alguien alce su voz. Y si era alguien del oficialismo mejor todavía, no se hubiese escuchado igual en boca de una oposición que todavía se debate entre la timidez y la culpa.

El tuit más duro de la diputada fue el que señalaba “no podemos ahogar a la gente que nos acompañó con el cambio”. Ahí dio en la médula de lo que vastos sectores que acompañaron Macri en el balotaje pueden llegar a estar sintiendo: Una sensación bastante parecida a la estafa.

Los tarifazos, la suba indiscriminada de precios y el creciente desempleo ya ocupan un lugar tan grande y central que no puede tapado solo por el video sin fin del hijo de Lázaro Báez contando millones en una financiera. Es más, la quita brutal de subsidios ya abrió grietas entre los periodistas de los principales medios concentrados.

“Capital vivió en una burbuja respecto de las tarifas” volvió a acertar Carrió que no tuvo empacho en decir que fue “muy divertido ver a dos hombres intentando domesticarme” en referencia a la reunión que tuvo en Olivos con Macri y el retirado Ernesto Sanz. Ya hubo un gobierno nacional del que Lilita se despegó rápidamente antes del derrumbe catastrófico. No habría que dejar de prestarle atención. Sólo parece, pero no es.

No fue una buena semana para el gobierno nacional, pero menos para los habitantes de este país. Encima, Jorge Todesca difundió los primeros números oficiales del Indec y vino la sorpresa: En diciembre del 2015 el PBI creció 2,1 por ciento, mientras que en el primer trimestre de 2016 lo hizo sólo en un 0,9 por ciento. En diciembre la inflación había empezado a desacelerar. La pesada herencia, resultó un poco más liviana de lo que decían. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo