sec-corbata

Señales para un solo lado

Mauricio Macri cumplió hasta ahora, casi como ningún otro presidente, con sus promesas de campaña. Dijo que iba a eliminar las retenciones agropecuarias e industriales y lo hizo, anunció en reiteradas ocasiones que en los primeros días de su gobierno iba a caer el cepo cambiario y lo hizo también. Claro, que además habló mucho de institucionalidad, republicanismo y transparencia e intentó nombrar por decreto a dos nuevos miembros de la Corte Suprema en una acción reñida con la Constitución. Aunque después corrigió la acción.

Pero quizás la promesa más ambiciosa y difícil de cumplir será aquella que hablaba de “pobreza cero” en Argentina. Sobre todo si se tiene en cuenta que en las primeras medidas de este gobierno, la transferencia de recursos a los sectores más concentrados de la economía ha sido fenomenal. Miles de millones con las retenciones, otros miles de millones con la megadevaluación que –por más que nunca se haya nombrado- existió esa tarde en la que el ministro Alfonso Prat Gay comunicó el levantamiento del cepo y el dólar oficial trepó hasta los 14 pesos.

No hay antecedentes de que una devaluación de semejante envergadura no haya licuado a los salarios. Como dijo el ex ministro Axel Kicillof y lo sostenía Daniel Scioli en la campaña, el plan parece a pedido del Fondo Monetario Internacional. Es más, hasta hay un ex funcionario de ese organismo nombrado en el gobierno nacional.

Hugo Moyano se mostró como aliado de Macri desde el principio, pero en el primer día del levantamiento del cepo habló con la franqueza y la centralidad con la que suelen hacerlo los sindicalistas: “Esperemos que el cepo que se le quitó al dólar no lo pongan después a las paritarias”.

O como dijo más directamente otro sindicalista antikirchnerista en los últimos días: “En las partitarias de mayo vamos a estar pidiendo el 50 por ciento de recomposición salarial”, disparó el gastronómico Luis Barrionuevo.

Los gestos en política son importantes. Pero ¿cuántas reuniones con los gobernadores pueden sucederse si no hay respuestas concretas a sus demandas económicas?¿Cuántas fotos con el cacique Qom Félix Díaz se pueden repetir sin una verdadera política para los pueblos originarios?

En algún momento el nuevo presidente tendrá que armar su poder con actos concretos. Por ahora, las señales más claras han sido todas para un mismo lado.

La primera plaza de la oposición, la que se reunió para defender la Ley de Medios en Buenos Aires, fue mucho más numerosa de lo que se esperaba. No se trata sólo de la temática que convocaba, sino de fuerzas populares por ahora contenidas, esperando para plantarse frente a un gobierno que deberá comenzar a dar algunas señales en dirección del desarrollo y la protección de los asalariados.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo