sec-corbata

Ya con el boleto más caro, los concejales se siguen sacando chispas

Un mes y medio de la habitual polémica por la nueva tarifa de colectivo terminó este jueves con la aprobación de un aumento escalonado. En el medio hubo paro, presiones, y ahora se viene la discusión del nuevo pliego

La discusión por el aumento del boleto de transporte duró un mes y medio. El primer día de julio, el oficialismo quiso imponer una cifra sin tener consenso ni debate, pero el receso invernal demoró una polémica anunciada. En el retorno, la actividad se puso caliente: paro de Rosario Bus, presión y números que no cerraban por ningún lado. Surgieron nuevas maneras de recaudar, pero la oposición no aflojó. Este jueves, el recinto se avispó y el oficialismo finalmente logró aprobar el incremento gracias a un aliado no esperado: la abstención del Pro.

“Si esto no se resolvía de alguna manera, se venía otro paro. El otro día (jueves 6) no actuamos bajo presión, no sesionamos con el paro encima, esta semana hubo que darle una salida”, explicó el concejal de Unión Pro, Carlos Cardozo respecto a la decisión de abstenerse ante la mirada absorta del resto de la oposición.

También en diálogo con Sí 98.9, otra fue la versión de Jorge Boasso, radical aliado con el PRO en las recientes elecciones, quien mostró sus diferencias y expresó descontento con el partido que lidera Macri a nivel nacional. “La abstención de ayer fue un sí”, remarcó. “Seremos el segundo boleto más caro del país”, lamentó.

El oficialismo se mostró inflexible respecto a un boleto de 6,65 pesos, pero los fondos no acompañaban la pretensión. La tranquilidad de contar con mayoría en comisión de Servicios Públicos también era peligrosa ya que darle despacho sin demasiado consenso podría haber significado una dura derrota en el recinto como casi le ocurrió el primer jueves de debate.  

Finalmente, la discusión finalizó este jueves con el aumento del boleto a 5,75 pesos y a completar la suba hasta los 6,30 a partir de diciembre, con los votos positivos de los diez concejales socialistas, ocho en contra y seis abstenciones.

Aumento automático

También se aprobó con lo justo el aumento automático dos veces al año anclado en la evolución salarial. No obstante, todos votaron a favor del incremento del Fondo Compensador a partir de la recaudación de multas graves.

“Votamos en contra de la cláusula automática que actualiza la tarifa del transporte urbano de pasajeros según la evolución de los salarios. No estoy de acuerdo ni con el punto de vista político ni institucional de dicha cláusula”, explicó el edil Diego Giuliano, quien además se negó al aumento “hasta que no haya una mejora del servicio, mayor frecuencia y seguridad”.  

En la misma línea, se planteó Boasso: "Es insólito que se hayan aprobado tres aumentos: uno ahora, otro en diciembre y la automática en marzo. Estos pseudoprogresistas confunden tarifa con precio. Tarifa es el precio de un servicio público, no está sujeto al mercado”. Criticó: “La actualización está hecha a medida de los empresarios, no de los usuarios".

En la misma línea se encaminó el voto de Fernanda Gigliani y del Frente para la Victoria. La concejal Norma López consideró en la discusión que sólo se habló de aumento pero nada relacionado al nuevo pliego del sistema de transporte que en poco debe ser tratado en el recinto, y ya se puede prever lo engorroso que resultará. 

 También desde el FPV, Sebastián Artola, cargó duro contra el socialismo al opinar que “hace 20 años el socialismo gestiona el transporte como si fuera una empresa privada”.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo