sec-reposera

Unas 100 mil personas festejaron los 15 años de Cosquín Rock

El empresario José Palazzo, organizador del Cosquín Rock, consideró este miércoles que la presencia de alrededor de cien mil personas durante el festival de Santa María de Punilla, que cumplió su 15ta. edición, "es una cifra extraordinaria para el momento del rock argentino".

"Estoy más viejo y cansado. Cuando termina el festival siempre digo 'que laburazo, y pensar que están Ricardo Arjona y Maná para hacer la misma plata con menos esfuerzo'", dijo Palazzo en una humorada.

El décimoquinto aniversario del encuentro de rock más representativo del país reunió durante los tres días -y sorteando las consecuencias del temporal que afectó Córdoba el domingo (se tuvo que reprogramar la jornada para el martes) aproximadamente a 100 mil personas y a más de 150 bandas, entre las consagradas y emergentes nacionales, y la presencia internacional de Molotov y la fusión argento-mexicana de De La Tierra.

"Para la situación del rock actual y lo que está pasando a nivel recursos, fue una cifra extraordinaria y muy poco frecuente. Este año fue un festival con costos muy grandes", sentenció el alma y motor del evento sobre las ventas y la reorganización del día 2.

La casa del rock, que oficia de semillero de bandas hace exactamente quince dulces años, albergó un excelente nivel musical con grandes consagrados del circuito como Skay y Los Fakires, Las Pastillas del Abuelo, Almafuerte, Las Pelotas, Andrés Calamaro, IKV y Babasónicos, y las emergentes GTX, Guauchos, Sig Ragga, entre muchas más.

"Creo que el rock nacional tiene que empezar a inventar cosas. Si no hay movimiento en las bases del rock nacional se nos van a ir muriendo las leyendas y nos vamos a ir quedando sin talentos", dijo al respecto.

Y a modo de balance de esta edición, agregó que "el heavy metal (espacio temático del domigo) tuvo una convocatoria muy importante y durante día que tocó Andrés Calamaro hubo momentos en el que el reggae tuvo más gente que el escenario principal, por eso este año los dos escenarios fueron del mismo tamaño y ahora están a nueve cuadras, para que sea menor la polución sonora entre ellos".

Consultado sobre la ausencia de bandas punk en las grillas, confesó: "Cuando el punk es punk en serio por ahí es un poco engorroso y hay otra realidad, el punk en este momento desgraciadamente tiene muy poca convocatoria".

Con quince años de rock al hombro, Palazzo reflexionó sobre el crecimiento del festival y aseguró: "No está dado por la cantidad de gente sino por lograr encontrar la vuelta para que la gente vaya descubriendo cada vez más cosas".

Inquieto y siempre buscando nuevas formas de reinventar el imperio del rock adelantó varios proyectos que tiene en mente. "En enero estuve en Perú y tuve un encuentro con varios festivales. Tenemos una propuesta concreta para hacer el Cosquín allá a nivel itinerante y eventualmente de hacerlo en Chile. No descarto que tal vez podamos exportar el formato", apuntó.

Parte de su vida y creciendo a la par del festival cordobés, Palazzo dio un pantallazo general de lo que le brinda el Cosquín Rock y afirmó que "como equipo, nos dio un montón de experiencias y buscamos transformar todo el sufrimiento que nos generan las cosas que salen mal en aprendizaje”.

(Telam)

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo