sec-corbata

Una familia, centro de sospechas por la muerte de una hija

Los familiares de la joven de 16 años que murió por un balazo, en su casa del barrio 7 de Setiembre, fueron imputados por homicidio y encubrimiento. Las cuatro personas implicadas permanecerán en libertad pero deberán presentarse ante el juez una vez por semana.

La fiscal de Homicidios, Mariana Prunotto, afirmó que se están manejando “varias hipótesis” pero que esperará los resultados de los “cotejos de los diferentes testigos y los dermotests que se realizaron” para aclarar el caso. 

La víctima era Joana Aquino, y vivía en una vivienda de calle Schweitzer al 8300. A priori se dijo que la chica manipulaba un revólver calibre 22 el martes pasado y que por accidente se le escapó un disparo que ingresó por una de sus axilas. Aquella versión apuntó que la joven estaba sola en su casa y que fue uno de sus parientes quien la encontró en agonía y la trasladó al Hospital de Niños Zona Norte, donde murió poco después.

La primera hipótesis indicaba que el disparo fue accidental y que no había otra persona en su casa, pero luego el padre y la madrastra de la víctima declararon que se encontraban en la puerta cuando escucharon la detonación y entraron a socorrerla.

Prunotto entiende que la familia se encontraba en la vivienda en el trágico momento, y eso no es lo que todos habían declarado al comienzo de la pesquisa. Tampoco apareció el arma con la que se produjo el tiro fatal. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo