Un servicio de Facebook para ayudar a la gente en el caos

Las redes sociales laten al compás de la tragedia. Y, luego del terremoto en Chile, Facebook activó una herramienta para comprobar cómo se encuentran los usuarios tras el fenómeno que dejó muertos, desesperación y que obligó la evacuación de un millón de habitantes.

La aplicación es sencilla. En un mensaje que dice " Confirma que están bien si sabes que se encuentran fuera de peligro. ¿Estás en la zona afectada?", los chilenos tuvieron la posibilidad de avisar a sus amigos con sólo hacer un clic. Una vez más, la red social que cuenta con 1.350 millones de usuarios desarrolló en tiempo real una vía de comunicación cuando las señales telefónicas fallan y la confusión se apodera de la gente.

La web y las tragedias

Existen libros que son manuales del pasado. Otros esconden en sus letras partículas de luz que permiten visualizar escenarios futuribles. En el comienzo del nuevo milenio los periodistas Jean-François Fogel y Bruno Patiño reciben por encargo estudiar la rentabilidad de la página web del diario Le Monde de Francia. Cinco años después, la información es recopilada en ‘La prensa sin Gutemberg’; una exhaustiva investigación sobre el periodismo después del papel. Fogel- Patiño, pioneros del periodismo on-line narran a modo de anécdota una historia insignia: resulta que un camionero pasaba por una aduana reiteradamente con su  acoplado siempre vació. Ante la reiteración de su paso, se empezó a sospechar del camionero. ¿Pero qué era lo que traficaba si el camión siempre estaba vacío? El camionero traficaba camiones.

La llegada de Internet en los medios gráficos fue subestimada. Los espacios físicos eran reductos marginales en sótanos u oficinas abandonadas. Los responsables de los portales digitales debían soportar la condena de administrar la información que salía en tapa el día siguiente. Y, la mirada fantasiosa de accionistas, empresarios y colegas ponían a Fogel-Patiño y sus discursos en un lugar extraño.  ¿Cómo se veía el periodismo digital hace poco menos de diez años?

“Para unos, eran periódicos que se distribuían de un modo más rápido. Para otros, la señal de una radio o una televisión liberada de las ondas y de la obligación de emitir de continuo. Algunos consideraban que se trataba de transmitir la información de las agencias de prensa, directamente del productor al consumidor. Y aún otros pensaban que sólo significaba un añadido a las listas de las noticias más consultadas que Google o Yahoo! actualizan incesantemente”, narran en La prensa sin Gutemberg. Retomando la anécdota del camionero que transportaba camiones “es una perspectiva tergiversada, que presume una carga y no ve el camión que la transporta, es la deuda de reconocimiento para con el periodismo on line. Se desconoce lo específica que resulta la actividad”.

El hito de las Torres Gemelas

El universo cambió. En esta década nació Wikipedia, las Torres Gemelas volaron por el aire de Nueva York, se consolidó un raro comunismo neoliberal en China, YouTube impuso la globalización del video en línea, las redes sociales enredaron a los blogs y Obama se aprovechó de eso. Mientras, Fogel-Patiño se han identificado con el camionero. En esta época de transición, su trabajo -una especie de prédica entre religiosa y alquimista- ha ganado terreno. Y, al igual que el camionero, el cambio en la prensa no sólo es del contenido; sino lo que se modifica es el camión que la transporta.

“A principios del siglo XXI, el impacto mediático se mide con la vara del terrorismo”, según los periodistas contratados por Le Monde los atentados ocurridos en Nueva York, Madrid y Londres a principios de milenio quedarán en la historia del periodismo –entre otras cosas- como indicadores del consumo que realizaron las audiencias.  De todos modos, el atentado perpetrado el 11 de septiembre de 2001 al World Trade Center demostró que la prensa digital aún no estaba preparada para soportar semejante tráfico de visitan ya que colapsaron los sitios de prensa. En tanto, en los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid los diarios digitales de Europa registran picos inusitados. Los portales de El País y El Mundo incorporan infografías y demuestran capacidad de reacción.

No obstante, Fogel – Patiño sostienen que el periodismo en Internet adquiere toda su dimensión luego de los atentados en los transportes públicos de Londres el 7 de julio de 2005. Y lo demuestran con datos: El periódico The Guardian  recibió 1.300.000 visitas. Se deshizo la frontera entre periodistas y público. La BBC comienza a recibir fotos de testigos. Las víctimas de los atentados utilizan las cámaras y los teclados de los teléfonos móviles para nutrir un periodismo formado por ciudadanos. En veinticuatro horas la BBC recibe veinte mil correros electrónicos, más de mil fotos y veinte vídeos útiles, se provoca la caída de una segunda frontera: la que separa Internet del resto de los medios de comunicación.  Las cadenas de televisión BBC, ITV y Skynews difunden las imágenes recogidas por la audiencia. Y aún no existía Twitter.

La herencia de Twitter

Si tenemos en cuenta que la explosión de Twitter ocurrió en 2010, existen antecedentes en Latinoamérica durante 2009 que, al igual que los atentados en Nueva York, Londres y Madrid, sirven como indicadores para medir no sólo el alcance de Twitter, sino la vinculación estrecha entre la herramienta y el ejercicio profesional.

Chile. Durante la campaña presidencial Televisión Nacional lanza Reportwiteros una red de participación ciudadana que se termina transformando en la más grande del país trasandino, al mes de noviembre de 2010 con 52.344 seguidores. Durante noviembre de 2009 el Canal 24 Horas de la televisión nacional proyecta experimentar con Twitter. La idea: cubrir la actualidad sobre las elecciones. Los pasos que dio TVN fueron los siguientes: en primer término hubo un proceso de selección, por ende, los usuarios debieron registrarse para poder participar del equipo de ‘reportwitteros’. El material generado por los usuarios se podía seguir a través de Facebook y Twitter.

Los antecedentes que se utilizaron para pensar el proyecto fueron las elecciones presidenciales en Estados Unidos donde Twitter se transformó en un canal de participación Utilizando la difusión de TVN, se logró llegar a más de 3.000 Reportwitteros inscriptos y participantes en la cobertura de las elecciones.

Pero tuvo que se una tragedia la que puso a prueba real el verdadero potencial comunicacional de Twiiter. Los ‘reportwiteros’ estaban organizados y la madrugada del 27 de febrero de 2010 la plataforma fue de gran ayuda a la hora de transformarse en una verdadera red de servicios e información.  Como los medios de comunicación tenían acotada su cobertura por cuestiones logísticas, técnicas y de recursos humanos y no podían llegar a todos los sitios afectados por el terremoto; el papel de los usuarios fue fundamental. La red llegó a los 10 mil seguidores durante el terremoto. Más allá de este proyecto creado por un medio de comunicación; durante el terremoto el rol de los usuarios de Twitter fue clave más allá de la cobertura periodística. Sirvió también para localizar a personas que se encontraban desaparecidas. 

La transformación en el seno del periodismo y la implicancia de una red social de un crecimiento vertiginoso como Twitter es un hecho. El avance de la tecnología móvil, el desarrollo de Internet y la retroalimentación entre celular e Internet son claves. Según el comunicador Roberto Igarza “introducen cambios de paradigma cuyos efectos impactan social, económica y culturalmente en el desarrollo de nuestras sociedades”.

Twitter es una plataforma que se destaca por la brevedad, la instantaneidad, la amplificación de contenidos en tiempo presente y retoma cierta narrativa propia de la telefonía celular que estaba restringida por la accesibilidad en espacios geográficos determinados. No obstante, Igarza sostiene que “la brevedad no es una condición intrínseca de la literatura móvil impuesta por la tecnología del soporte. Es también en respuesta al uso intersticial de nuestros tiempos modernos”. Nuestros espacios de ocio y de consumo cultural ya no son los mismos. Y en esos huecos, nuestra dieta cognitiva está impregnada por relatos breves.    

Igarza realiza una descripción de los microrrelatos desde Chuang-Tzu  hasta Augusto Monterroso, el comunicador sostiene que los nanorelatos tienen larga vida. “La unidad micro, ya sea ficción, documental, informativa o de entretenimiento, es la unidad del móvil”, afirma Igarza. Y hoy el móvil es Twitter. Millones de celebridades, teóricos, empresas, políticos y ciudadanos disfrazados de hackers pueblan la red de moda todos los días. Desde los aforismos al graffiti, desde las tragedias hasta el servicio social, las plumas más brillantes has desparramado su arte en las hojas y en las paredes. Los elementos no dichos, no pronunciados; suelen otorgarle potencia y dejar librada a la imaginación del lector el complemento de una historia. Todos estamos probando todo el tiempo. Twitter late al compás de la brevedad. Los  gorjeos, en pleno verano, sucumben en el periodismo. En la gente. El medio es el mensaje. ¿Qué está pasando?

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo