sec-reposera

Un chino le compró dos Apple Watch a su perro

El hijo de un magnate chino generó polémica al comprarle dos Apple Watch de oro a su perro. Sí, dos. El tema no fue que solo los compró. El muchacho también los mostró con orgullo en las redes sociales. Fue criticado hasta por los defensores de animales.

El perro en cuestión, con sus dos flamantes relojes. ¿Para que no llegue tarde?

Wang Sicong, hijo del hombre más rico de China llamado Wang Jianlin (dueño, entre otras cosas, del 20 por ciento del Atlético de Madrid) publicó en la red china de microblogs Weibo, similar a Twitter, fotos de su perro en la que luce un Apple Watch de lujo en cada una de sus patas delanteras.

"Debería tener cuatro relojes, ya que tengo cuatro patas, pero eso parecería demasiado de nuevo rico así que me conformaré con sólo dos, lo que se adapta totalmente a mi estatus", escribió Wang en la cuenta de Weibo en nombre de su perro, un husky siberiano llamado Keke.

El Apple Watch de oro se vende en China al precio de 126.000 yuanes (unos 20.000 dólares, o 18.000 euros), aunque no es el único capricho que al parecer Wang Sicong ha concedido a su mascota, ya que en otras fotos el animal ha aparecido junto a bolsos de la marca Fendi o bebiendo agua embotellada Fiji, otra marca de lujo.

Un regalo excéntrico que está generando debate.

Wang Sicong, de 27 años y único hijo de Wang Jianlin, se ha convertido en un símbolo del excesivo lujo en el que viven los "pequeños emperadores", los descendientes de la elite política y económica del país. En su última fiesta de cumpleaños, en de enero, dio mucho que hablar al regalar a cada invitado un iPad, y semanas después volvió a dar titulares a la prensa rosa de China al asegurar que quería una novia que tuviera pechos grandes.

Su padre se ha convertido en una prominente figura empresarial del país, y su fama ha cruzado fronteras por sus grandes proyectos en EEUU y países europeos. Wang Jianlin ha señalado en alguna entrevista que no es seguro que su hijo herede su "imperio", construido sobre todo en el sector inmobiliario pero también con ramificaciones en los centros comerciales y el entretenimiento, y el propio Sicong asegura que no tiene demasiado interés en seguir los pasos de su padre. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo