sec-corbata

Un allanamiento policial de prepo en la parroquia

Un grupo de policías entró en la iglesia Señor de los Milagros para detener a un prófugo. El cura denunció que el procedimiento se hizo sin orden judicial

El párroco de la iglesia situada en Rouillón 350, en barrio Ludueña Sur, denunció que un grupo de policías irrumpió sin orden de allanamiento en ese establecimiento y causó el temor de colaboradores y vecinos que en ese momento aguardaban en el templo la distribución de alimentos cotidiana. “La época en la que se hacían esas cosas ya pasó”, se quejó el sacerdote Juan José Gravet. El motivo de la incursión policial fue capturar a un joven que -según dijeron- tenía pedido judicial de captura.

El episodio que narró Gravet sucedió este jueves a las tres y media de la tarde, cuando él y su equipo de colaboradores distribuía las 2.150 raciones diarias de comida a vecinos pobres de esa barriada situada entre la vía del ferrocarril y el complejo de cines Village.

Según denunció, la policía ingresó de súbito, sin una orden de allanamiento que justificara esos modos, ni tampoco pedir permiso previo a los responsables de la parroquia. Revisaron el comedor y la capilla, y se llevaron detenido a uno de los jóvenes que aguardaban para recibir alimentos.

Esta irrupción generó que los fieles que se encontraban en el predio se vieran sorprendidos, y se generó un momento de tensión en pleno templo. El cura indicó: “Nos hizo recordar a otras etapa de nuestra historia. Creíamos que algo así no podía ocurrir más".

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo