Tras probarse que no murió ahogado, nueva autopsia

La Justicia Federal determinó la realización de una nueva autopsia al cuerpo de Franco Casco, luego de que el día jueves trascendieran los resultados de un estudio de la Universidad de Buenos Aires, el cual determinó fehacientemente que el joven no murió ahogado como se presentó en un primer momento la causa.

La Procuraduría contra la Violencia Institucional entendió viable un nuevo examen del cuerpo solicitado por la defensora pública Matilde Bruera, quien representa al padre de la víctima, al fundamentar que advierten respuestas incompletas en el primer examen.

El día jueves fue una jornada clave para la causa, ya que a partir de una muestra de la sangre del joven, se pudo determinar la no presencia de diatomea en sangre, un alga cuyos vestigios aparecen en el organismo cuando una persona fallece por ahogamiento. Este estudio fue solicitado por el defensor público, Gabriel Ganón, a la cátedra de Biología Marina de la Universidad de Buenos Aires.

Esto dio origen al nuevo examen y a movimiento en la causa que se pasó al foro federal desde fines del año pasado, entendiendo que se puede investigar como desaparición forzada de persona. Franco Casco desapareció el 6 de octubre del año pasado. Días antes había llegado a la ciudad procedente de Florencio Varela para visitar a unos familiares. Pero al ser detenido en la calle, se lo trasladó a la comisaría 7ª. Después de varios días de búsqueda, se lo encontró muerto en el río Paraná.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo