sec-corbata

Tomada cortó la cinta de la primera casa terapéutica del país

El funcionario nacional se trasladó a Rosario para inaugurar formalmente la cooperativa que busca sacar a los jóvenes de las drogas a través de la producción y el trabajo. La experiencia es inédita en Argentina.


El ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, Carlos Tomada, inauguró esta semana en Rosario la primera casa terapéutica productiva del país, un dispositivo que entrelaza estrategias terapéuticas con formación laboral para atacar al consumo de drogas.

 

"Es todo un orgullo ser parte de la puesta en marcha de la primera casa de trabajo productivo del país. Este proyecto busca luchar contra la problemática del consumo desde la inserción laboral, de ahí su trascendencia", afirmó el funcionario durante el acto que se realizó en barrio Tablada, donde funciona la cooperativa.


Semanas atrás, Rosarioplus.com contó las características de esta experiencia que es pionera en materia de asistencia a jóvenes que atraviesen un consumo problemático de estupefacientes. El Centro de Día lleva nueve meses funcionando en un inmueble ubicado en Doctor Rivas al 1000. Esta semana, con la presencia de funcionarios locales, provinciales y nacionales se llevó a cabo la inauguración formal del proyecto.


La cooperativa se convirtió en realidad en julio del año pasado gracias al apoyo del Ministerio de Trabajo de la Nación, cartera que dio el visto bueno para crear un centro de formación profesional con estas características. La iniciativa busca brindar un servicio de asistencia que contemple la generación de empleo, articulando y potenciando dos componentes fundamentales, lo terápeutico y lo productivo. Además de un seguimiento clínico individualizado, se fomentan actividades orientadas a la formación laboral y la inclusión en proyectos productivos en el marco de la economía social y solidaria.


El Centro de Día no tiene régimen de internación. Hay una jornada completa de ocho horas en donde un equipo de profesionales (trabajadores sociales, psicólogos, psiquiatras y terapeutas ocupacionales, entre otros) trabaja en el entrenamiento de las habilidades socio-productivas. Hay dos tipos de espacios, los recreativos (música, literatura, cine) y los productivos, que van desde el rubro textil y el ensamblado de cables hasta la elaboración de una revista. Esos trabajos son remunerados: cada joven según su participación puede llegar a alcanzar unos 2500 pesos mensuales.


Matías Senderey y Camila Bettanin, dos profesionales rosarinos que se involucraron en la problemática de las adicciones ante la falta de políticas públicas en los barrios de la ciudad, dirigen el proyecto.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo