sec-corbata

Todos advierten que hay más de 100 mil votos en juego

Las elecciones generales aún no dieron como ganador de manera oficial al próximo gobernador de la provincia de Santa Fe, ya que restan 347 mesas por computar, lo que representan unos 106 mil votos que serán clave en la definición, ya que la diferencia entre los tres candidatos es mínima y cualquiera tiene posibilidades matemáticas.

El Frente Progresista se atribuyó cerca de las 22 del lunes la victoria para la gobernación, aunque de movida el candidato del Frente Justicialista, Omar Perotti, salió al cruce y pidió el recuento de votos y la apertura de cada urna para garantizar las cifras finales. Similar actitud esgrimió el Pro, cuando minutos después de ver al socialismo adelantarse en el anuncio, Mauricio Macri hizo énfasis en un escrutinio final y señaló la existencia de 304 telegramas enviados por los responsables de locales de votación que fueron a priori desestimados por el Tribunal Electoral y dejados en suspenso para el escrutinio definitivo.

Los números son claros: Miguel Lifschitz obtuvo 558.352 votos, Miguel Del Sel sólo 2.128 menos y Omar Perotti unos 26.196 sufragios abajo del socialista. Por lo tanto las 347 mesas que no han sido computadas, que representarían unos 106 mil votos, podrían ser definitivos para cualquiera de las fórmulas.

Al momento, se computó el 95.55 por ciento del total de las 7.628 mesas distribuidas en la provincia. Es decir que hay 347 mesas no computadas, de las cuales a 304 se le desestimó el telegrama por ser ilegibles (mal escrito en el renglón, fax borroso, o mal contestados).

“Ese 4,55 por ciento define la elección. Son los votos de las mesas, lo que equivale a poco más de cien mil votos”, explicó Perotti quien no ve lejos un posible triunfo o al menos un segundo puesto. 

Además hay 122.170 entre blancos (63115), anulados (58558), incurridos (213) e impugnados (284). Desde el Frente Justicialista por la Victoria, no ceden ni un centímetro y se focalizan en los anulados y en blanco, los cuales podrían contar en el sprint final.

“Lo primero que queremos es que se suban todos los telegramas del escrutinio, que se carguen todos, y se va a pedir la fotocopia de los mismos. Cada ciudadano podrá decir ‘quiero ver la mesa donde voté’ y verificar su voto”, explicó Perotti.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo