Salta la banca, en una pata

El año 2014 fue excelente para las empresas del sistema financiero argentino que se alzaron con ganancias por un valor que rondó los 45 mil millones de pesos. En los últimos dos años las ganancias de los bancos y entidades financieras se multiplicaron en 2,35 veces y la rentabilidad anual del sector llegó al 32,3%. De alegría, en una pata, salta la banca.

¿Cuáles son las actividades que realizan los bancos para obtener estos enormes beneficios? Tradicionalmente un banco es una entidad que presta dinero a cambio de una tasa de interés y que recibe depósitos pagando una tasa de interés menor. La diferencia entre estas tasas de interés, conocida como spread bancario, sumado a las comisiones que cobra por los servicios que ofrece debería ser suficiente para cubrir sus gastos operativos y producir un excedente.

Sin embargo, esta actividad “clásica” de los bancos no es la que explica el crecimiento de la rentabilidad bancaria. De hecho, las recientes regulaciones en materia de tasas mínimas y máximas para depósitos y líneas de crédito y la fijación de montos máximos para las comisiones, disminuyeron bruscamente el spread en los últimos dos años.

El negocio más prominente y jugoso para las empresas del sector viaja por otro sendero siguiendo el carril de la especulación financiera. Los negocios de compra y venta de títulos públicos y de valores valuados en moneda extranjera fueron los principales motores del crecimiento de la rentabilidad.

En relación al negocio de valores en moneda extranjera, la ganancia de los bancos se incrementa si hay saltos en el precio del dólar. En enero de 2014, con una devaluación del 12,3%, las empresas del sector ganaron, sólo en ese mes, 14 mil millones de pesos.

En relación a la operatoria de títulos públicos, en la segunda mitad del año, en pleno conflicto político con los denominados fondos buitres, el sector financiero ganó 29 mil millones de pesos.

Estas actividades tomaron así el centro del negocio bancario, desplazando a aquellas que tenían que ver con la función del sistema financiero de aceitar los engranajes de la economía real. Este movimiento puede resultar perjudicial para el sistema económico, ya que la especulación se vuelve mejor negocio cuanto mayor es la inestabilidad de las variables claves de una economía.

Marco Kofman

Red de Economía Política

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo