Robó una panadería y antes de irse atendió a un cliente

Este viernes se produjo un asalto a un comercio de la ciudad, que sería como tantos otros si no hubiese tenido una particularidad: antes de irse con el botín, el asaltante simuló ser un empleado y atendió a un cliente. El escenario del robo fue la panadería ubicada en Paraguay y Mendoza, a una cuadra de la comisaría segunda, de Paraguay al 1100.

Todo sucedió cuando la empleada del lugar barría el salón aprovechando que no había clientes. De pronto ingresó un hombre vestido con camisa a cuadros y sin mostrar ningún tipo de apuro, y la redujo.

Mantuvo su actitud tranquila incluso tras obtener el botín. Es que tras reducir y maniatar a la empleada, el local quedó a su disposición, y cuando estaba a punto de salir, notó que un cliente se estaba sirviendo mercadería de una de las heladeras sin sospechar absolutamente nada.

En el video de seguridad, en el que quedó registrado el robo, se puede observar al ladrón cuando, en lugar de huir, decide mantener la calma, quizás por la cercanía con la comisaría, y atiende al cliente que le solicita facturas. “¿Qué va a llevar, señor?”, le habrá preguntado. Sin ningún apuro, se lo puede ver cuando toma una bandeja, le sirve la mercadería, y le cobra. Luego, sí, se retira caminando, simulando ser un cliente más. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo