sec-corbata

¿Quiénes ganan con la deuda del pueblo?

Hablar de deudores y acreedores en vez de la deuda. Hablar de los sujetos en vez del objeto.  Deuda pública y ganancia privada: la gran estafa comenzaba a cristalizarse

Organization of the Petroleum Exporting Countries (OPEC).

En la nota anterior hicimos un conjunto de consideraciones metodológicas para precisar de qué hablamos cuando lo hacemos sobre la deuda externa. En la presente haremos algo de historia sobre el largo ciclo que se inició en marzo de 1976. Un trazo general del primer tramo de la historia reciente de la deuda, podría identificar algunos momentos clave. Se trata de hechos conocidos, pero siempre es bueno volver a tenerlos en agenda. Entre ellos, podemos destacar los siguientes:

  1. En 1973 se disparan los precios del petróleo en el mercado internacional, impulsados por decisiones autónomas de la Organización de Países Exportadores de Petroleo (OPEP). En 1972 el promedio del barril de petróleo había sido de USD 1,90, en 1973 de USD 2.83, un año después –en 1974- se había incrementado de manera exponencial llevando el nivel a USD 10,41 y en 1979 ya había alcanzado los USD 29,75. Esto generó un abundante excedente monetario en manos de los exportadores de petróleo (estados y empresas) que mayoritariamente fueron a parar bajo la forma de depósitos a bancos transnacionales. La oferta de crédito barato no se hizo esperar. Las dictaduras de América Latina se sumaron masivamente a la toma de este tipo de créditos.
  2. La dictadura militar, ante el fracaso de la política antiinflacionaria que derivó en una tregua de precios por 120 días  a fines de 1976, comenzó a rediseñar su política económica. El primer paso fue la reforma financiera aprobada el 14 de febrero de 1977, en una norma que denominaron “Ley” 21.526, aun vigente. El 20 de diciembre de 1978 el entonces ministro Martínez de Hoz anunciaba una devaluación programada del peso respecto del dólar –la tablita- que duraría hasta la asunción de su sucesor –Lorenzo Sigaut- el 29 de marzo de 1981. La certeza sobre la cotización futura del dólar abrió el camino a la especulación financiera y la quiebra generalizada de un numeroso grupo de entidades financieras. Pero también fue la llave –en el marco de la libertad cambiaria existente en la época- que permitió una masiva fuga de capitales, el aumento insostenible del endeudamiento externo tanto estatal como privado y la construcción de una arquitectura fraudulenta que permitió acumular ganancias en pocas manos a costa del conjunto de la sociedad argentina. El gráfico muestra como a partir de la vigencia de la tablita –a fines de 1978- la deuda externa pegó un salto que prácticamente duplicó su nivel de 1978 a 1979. La señal que dio el gobierno nacional estimuló el endeudamiento privado porque el dólar estaba barato, la tasa de interés baja y la certeza sobre la cotización al vencimiento permitía obtener ganancias financieras, navegando entre el peso y el dólar.
  3. La deuda privada se había cuadruplicado entre mediados de 1978 y fines de 1981, año del entierro de la tablita y de una devaluación inicial de 35%. La imposibilidad de afrontar los vencimientos, consecuencia del fin de la devaluación programada, abrió el paso para el salvataje estatal a los grupos económicos privados que se habían endeudado. Esto implicó dos grupos de medidas: la puesta en marcha de seguros de cambio y la refinanciación de pasivos a largo plazo a tasas de interés inferiores a la inflación. Los seguros de cambio pertenecen a la gestión de Sigaut y sus efectos se prolongaron a los primeros años de democracia. La refinanciación y reestructuración pertenece a la gestión de Domingo Cavallo en el BCRA  a partir de mayo de 1982. El efecto conjunto de ambos tipos de medidas homologó la apropiación de ganancias por parte de los grupos económicos endeudados e incrementó tanto los compromisos externos del estado nacional como el déficit presupuestario en moneda local.
  4. El fallo del Juez Jorge Ballesteros de fecha 13 de julio de 2000, titulado Sentencia sobre la ilegalidad de la deuda externa, haciendo lugar a la demanda presentada por Alejandro Olmos el 4 de abril de 1982 contra José Alfredo Martínez de Hoz, fue enviado por el juez al Congreso de la Nación y nunca fue tratado.​

A título de ejemplo puede decirse que la disminución de deuda privada entre 1981 y 1988 (USD 10.662 millones de dólares) es explicada casi en su totalidad por el mecanismo de los seguros de cambio. En otras palabras, la parte de la deuda de la que el sector privado no se hizo cargo aumentó la deuda pública, creando una obligación extra para el conjunto de la sociedad y condicionando la suerte de los primeros años de la débil democracia.

La deuda se convertiría durante buena parte de la post dictadura, en el gran condicionante de la autonomía de políticas públicas en años de democracia, tanto por la acción u omisión de quienes ocuparon el poder ejecutivo como quienes en bancas legislativas acompañaron con su voto o la ausencia de tratamiento, lo inherente a la deuda pública y por la neutralidad por omisión del poder judicial.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo