sec-corbata

¿Quién es el dueño del arma?

Según una allegada, el técnico en informática Diego Lagomarsino declaró el lunes que él le prestó el arma a Nisman porque el viernes habría recibido una amenaza por teléfono. Y agregó que Stiusso le había dicho al fiscal que tuviera cuidado.

El empleado judicial Diego Lagormasino, propietario del arma, declaró el lunes sobre su último encuentro con el fiscal Alberto Nisman el pasado sábado a las 20. La fiscalía del caso lo investig,a aunque no está imputado.

Diego Lagomarsino se desempeña como técnico en informática en la Fiscalía de Alberto Nisman, y fue quien le prestó el arma el día anterior a su muerte.

A través de una jueza allegada que habló off the record con el diario Página 12, repasó su último encuentro con el fiscal. Sus allegados dicen que se siente culpable por el trágico final del fiscal Nisman. Se encuentra en un hotel y con protección.

El empleado de la Fiscalía se presentó a declarar el lunes a primera hora y aseguró que el arma que apareció en la escena del crimen era de su propiedad.

La jueza indica sobre la declaración del empleado público que apareció un nuevo dato: el fiscal habría recibido un llamado el viernes en el que le decían que se cuide, que desconfiara de su custodia personal y que protegiera a sus hijas. Y atribuyeron ese dato al ex espía Antonio Stiusso.

Tras este dato, "Diego cuenta que Nisman lo llamó por teléfono y, como declaró ante la fiscal, le pidió prestada el arma", según señala el matutino porteño de boca de la magistrada que pidió reservar su identidad.

"Diego dice que a veces el fiscal lo citaba a la una de la mañana de un sábado. Que debía estar listo todo el tiempo. Es cierto que iba poco a la fiscalía. Él afirma que la mayor parte del trabajo lo hacía de forma remota: le mandaban los archivos y él los desbloqueaba o copiaba, o hacía los backups. Diego dice que nunca conoció el contenido de esos archivos", aseguró la magistrada.

"Diego cuenta que Nisman lo llamó por teléfono y, como declaró ante la fiscal, le pidió prestada el arma. Hoy en día, Diego llora todo el día. Está destruido y se siente culpable. Básicamente porque no pensó en ese momento. Se pregunta cómo no se dio cuenta de que Nisman debía tener facilidad para conseguir un arma y no evaluó por qué se la pedía a él. Hoy en día, cree que Nisman tenía tomada la decisión el sábado a la noche cuando Diego le llevó la pistola", indicó la fuente de Página 12.

Lagomarsino fue descripto como un "pibe joven, casado y con hijas chicas". Las personas que requieren sus servicios lo denominan "cerebrito" por su habilidad para arreglar computadoras.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo