sec-corbata

¿Qué está prohibido durante la veda electoral?

Las promesas, los discursos, las sonrisas fáciles, los globos y papelitos, en fin, la campaña electoral se acabó este viernes a las 8 cuando comenzó a regir la veda electoral, al menos en esta primera etapa de las Paso.

Es el Código Electoral Nacional quien establece cuáles son los actos prohibidos para asegurar el normal desarrollo de los comicios, y durante los dos días previos darle un respiro al cerebro de los votantes y que puedan elegir sin ser influenciados.

La veda electoral es la prohibición de realizar actos públicos de proselitismo, y asimismo publicar y difundir encuestas y sondeos preelectorales.  

Exactamente 48 horas antes de las elecciones y hasta su cierre, está prohibido:

  • Realizar actos públicos de proselitismo.
  • La difusión y publicación de avisos publicitarios en medios televisivos, radiales y gráficos con el fin de promover la captación del voto del elector.
  • La publicación en medios de comunicación (incluido internet) de resultados de encuestas, sondeos de opinión, o todo tipo de pronóstico electoral.

Pero la veda no sólo rige para los candidatos y partidos políticos, sino para los ciudadanos. Durante el desarrollo del acto electoral y hasta tres horas después, y a ochenta metros de la mesa receptora de votos está prohibido: la realización de reuniones de electores en los domicilios, la utilización de las viviendas como depósito de armas, la apertura de organismos partidarios y la distribución de boletas de sufragios a los electores.

Antes, durante y después no se no se permite la portación de armas, el uso de banderas, divisas u otros distintivos. Pero también cosas más simples y habituales. Por ejemplo, con el fin de asegurar el normal desarrollo de los comicios se suspenderá el expendio de bebidas alcohólicas a partir de las cero del domingo y la apertura de boliches.

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo