sec-corbata

Once balazos para un albañil en el macrocentro

A la víctima, de 47 años, le acertaron 5 de los 11 tiros que le disparó un encapuchado en Suipacha al 700. La policía baraja la hipótesis de una ajuste de cuentas dentro de la hinchada de Newell’s


Un albañil que iba a trabajar fue baleado esta mañana en Suipacha al 700 por una persona que lo persiguió a la carrera y le descerrajó cinco disparos en sus piernas de un total de 11 según las vainas encontradas en el lugar. La víctima se recupera en el hospital de emergencias Clemente Alvarez, fuera de peligro, mientras la policía investiga el origen del ataque.

La secuencia de la agresión quedó registrada en las imágenes captadas por una cámara del sistema de videovigilancia municipal, la cual pasadas las 8 de la mañana, captó a un hombre corriendo por calle Suipacha, desde Córdoba y en dirección a calle Santa Fe.

Detrás de sí, lo perseguía otra persona de quien no se tienen datos aún, sobre todo porque en el registro fílmico aparece encapuchada. La víctima, de 47 años y de apellido Saravia, declararía luego que se dirigía a trabajar a una obra en construcción en el 730 de esa calle. 

El perseguidor se habría bajado de una moto y lo corrió hasta acertarle un disparo al albañil en una de las piernas. Este cayó y entonces el pistolero le sumó 4 balazos más a su faena, todos en las piernas, para luego desaparecer de la escena. Si bien no se estableció una causa, existe una hipótesis respecto a que la víctima de 47 años, tendría relación con la hinchada de Newell’s Old Boys, y por ende detrás del hecho se enlazaría la interna de la barra del club, según confirmó un investigador en la escena del hecho a Rosarioplus.com.

Esta hipótesis toma fuerza al conocerse la información de que otro albañil de esa misma obra construcción, que aparentemente también integra la barra, la semana pasada fue atacado de una forma similar.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo