sec-corbata

Nadie supera al santafesino a la hora del tarjetazo

El Ipec midió hábitos de financiamiento a la hora de consumir rosarinos y santafesinos: entre los primeros, el 36% usa la tarjeta de crédito o el fiado como modalidad de compra. Entre los segundos, ocho de cada diez eligen pagar a crédito.

 

En el último informe del Instituto Provincial de Estadística y Censos (Ipec) sobre ingresos y estrategias de manutención en los hogares santafesinos surgieron datos que exhiben cifras similares entre el Gran Rosario y el Gran Santa Fe, donde en ambos aglomerados la estadística indica que en ocho de cada diez familias se vive sólo con lo que se gana por el trabajo. Es decir, que sólo en el 20 por ciento restante hay otra clase de entradas como jubilaciones, ayudas sociales, rentas de alquiler o, incluso, herencias, entre otras posibilidades.

Pero al adentrarse en comparaciones, hay un punto que llama la atención: la diferencia entre rosarinos y santafesinos a la hora de comprar en cuotas o al fiado. Según el análisis estadístico oficial, casi la mitad de los hogares en la capital provincial realizan sus compras bajo esa modalidad de crédito. En cambio, entre los rosarinos, esa proporción baja a una cuarta parte.

Según indicó el director del Ipec, Jorge Moore, “las compras en cuotas o al fiado alcanzan un 25,4 por ciento de los hogares en el Gran Rosario, y un 48,8 por ciento en el Gran Santa Fe”, en el promedio histórico desde el 2003 hasta el presente.

Fuente: Ipec

El sondeo, que mide estos hábitos de consumo desde el tercer trimestre de 2003 hasta el 2º trimestre de 2014, señala que “hasta mediados de 2006, el porcentaje de hogares cuyas personas compran en cuotas o al fiado con tarjeta de crédito o libreta oscila entre el 10,1 y el 21%. De allí en adelante, los valores rondan alrededor del 28,5%, con un máximo de 36,4% en el primer trimestre de 2014.

El año pasado, esta modalidad de compra en los rosarinos representó a casi el 35% de los hogares. Como demuestra el gráfico, es notoria la escasa disponibilidad de crédito que había aún en los primeros años de la reactivación económica, desde 2003 hasta el 2005. 

La comparación con este rasgo de consumo en el Gran Santa Fe arroja un contraste notorio:

Fuente: Ipec

Aquí también se observa una curva ascendente desde 2003 en adelante, con un declive a finales de 2005, pero siempre en un nivel superior a la tendencia de los rosarinos por comprar a crédito o fiado. El año pasado, el 78,5% de los hogares santafesinos tenían ya la financiación en cuotas o fiado como forma de consumir.

Una explicación probable es la mayor cantidad de empleados públicos en la capital provincial, para quienes determinados comercios les brindan planes de financiación asegurados por código de descuento. Ventas de cobro garantido debido a que a esos trabajadores el Estado les descuenta la compra desde el recibo de sueldo. De cualquier forma, la diferencia con Rosario es notable.

 

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo