Mucho ruido y pocos daños

Este miércoles se despertó despeinado en Rosario y en toda la región, luego de la tormenta en toda la zona central. Los vientos, aunque contundentes, corrieron a 65 km por hora, y las precipitaciones fueron de 15 mm.

A primera hora la temperatura marcaba los 20 grados, y con el chaparrón vino un poco de alivio, ya que la máxima estimada para hoy es de 28 grados. La mañana vino con nubes y probabilidad de que vuelvan las lluvias, aunque se prevé mejoras para la tarde.

El saldo de daños de la tormenta fue relativamente leve: cinco árboles caídos que ya fueron removidos, uno sobre una vivienda pero sin daños mayores. Además cayeron 13 ramas grandes y fueron removidas por personal de parques y paseos, pero sin daños de gravedad.

Según el director de Defensa Civil, Raúl Rainone, las consecuencias de la tormenta ya fueron controladas, pero puede haber más demandas de viviendas dañadas lo largo del miércoles. No hubo evacuados en asentamientos irregulares o barrios carenciados.

Rainone adelanta que para el verano venidero serán habituales este tipo de tormentas, muy cortas y de alta intensidad por las altas temperaturas.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo