sec-corbata

Mates y bolsas de dormir para reclamar mejoras en Humanidades

Mates, abrazos, charlas políticas, colchones, bolsas de dormir y algún desubicado que roncaba. Los estudiantes de la facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Rosario decidieron hacer una vigilia para reclamarle a las autoridades que mejoren las condiciones del establecimiento educativo.

Este miércoles por la mañana, en el ala nueva de la Facultad de Humanidades y Artes, que tiene salida por calle Corrientes (entre Córdoba y Santa Fe) un vidrio cayó sobre una estudiante que participaba del Congreso de Cuestiones Críticas. La alumna herida fue internada en el Hospital Clemente Álvarez y, por suerte, se encuentra fuera de peligro. Ante el lamentable hecho, alumnos y miembros del centro de estudiantes decidieron cortar el tránsito en la calle Entre Ríos al 700, donde se encuentra el ingreso tradicional ingreso de la institución, y llevar a cabo una asamblea. Luego de varias horas de debate sobre la situación edilicia de la facultad, se hizo presente en el lugar el decano, José Goity, junto a varios secretarios.

En un tenso intercambio de opiniones, las autoridades universitarias y los alumnos no pudieron llegar a un acuerdo. Desde la facultad argumentaron que “un operario de la empresa CIC SRL, sin previo aviso, sin la autorización correspondiente, ni la presencia de un supervisor de la empresa (incumpliendo las normas correspondientes), procedió a realizar trabajos en una baranda de la escalera en el sexto piso del citado edificio. Por razones que, de momento, se desconocen, el paño de vidrio a colocar cayó”.

Los jóvenes recibieron las justificaciones del decano pero insistieron que en que los directivos “no se hacen cargo de la negligencia”. “El nuevo edificio se inauguró dos veces y siguen pasando estas cosas”, señaló Serenela, estudiante de la facultad. 

En pocos meses, los alumnos denunciaron que los huecos de ascensores no estaban debidamente resguardados, luego se avisó sobre la pérdida de agua sucia de un baño y ahora la caída del vidrio. Ya sin el decano, se continuó con la asamblea y se decidió hacer una vigilia.

Durante toda la noche, los jóvenes se fueron acomodando con bolsas de dormir y colchones. Primero se ubicaron en el patio, con la llegada del frío, se fueron corriendo hacia la parte frontal del edificio antiguo hasta terminar todos juntos en el salón de actos de Humanidades. “Algunos compañeros que no se pudieron quedar por cuestiones familiares volvieron a la mañana. Otros se fueron temprano a trabajar”, indicó Serenela en diálogo con Rosarioplus.com.

Luego de que cientos de estudiantes formaran parte del reclamo, a las 11 de este jueves se realizará una clase abierta con los docentes de la Coad, para consolidar el reclamo. “Necesitamos que las clases no se suspendan, para que los estudiantes podamos estar presentes y el reclamo continúe”, concluyó la alumna.

Este jueves por la tarde se llevará a cabo una nueva asamblea y este viernes por la mañana, los estudiantes se reunirán con el consejo directivo universitario y si la situación no cambia se organizará una marcha hacia rectorado.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo