sec-corbata

Los portuarios se despegan de sus primos aceiteros

Algunos gremios hicieron caso a las pretensiones del gobierno de no elevar el piso salarial por encima del 30 por ciento, pero otros reaccionan con medidas de fuerza al no llegar a un acuerdo. 

Las negociaciones salariales de este 2015 están influenciadas más que nunca por el contexto político, en este caso por la cercanía de las elecciones presidenciales que provocaron un tire y afloje interminable en algunos gremios, mientras que otros sellaron acuerdo sin siquiera criticar el techo salarial. Es el caso del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA), con Herme Juárez a la cabeza que se diferenció de sus primos de la Federación de Aceiteros, quienes llevan 23 días de paro.  

La disposición del gobierno nacional -que se convirtió en inamovible en las últimas semanas- de no dilatar el piso salarial por encima del 30 por ciento, es el componente que define el destino de las negociaciones. Algunos sindicatos cerraron rápido en torno al 27 por ciento, puntualmente los de línea kirchnerista, pero otros, como los aceiteros y banqueros, mantienen medidas de fuerza que parecen inexorables.

Según comentó a Rosarioplus el poderoso gremialista con base en Puerto San Martín Herme Juárez, la pugna por las paritarias se reduce a la línea política con la que se concuerde, pero también a la cintura sindical que se tenga a la hora de ponerse frente a frente de los empresarios y el gobierno.

La diferencia sustancial entre una federación, como la de aceiteros que hace 23 días que está de paro y no quiere bajar más de un 36 por ciento, y otro gremio que cerró en la primera reunión en el 27 por ciento, es a lo que se refiere el gremialista. “A veces los sindicalistas no saben retroceder, y no saben entender que todo se arregla”, remató.  

Pisos salariales

“Hay una cosa clara: el gobierno no eleva más el porcentaje porque quiere controlar la inflación y que no se dispare el año que viene, porque sabe que va a ganar las elecciones. Sino daría el 45 por ciento y que explote todo”, expresó el sindicalista que hace más de 45 años que está al frente de la Cooperativa de Trabajos Portuarios en Puerto General San Martín.

Peronista de toda la vida y con apoyo explícito al kirchnerismo, Juárez movió los hilos para que el SUPA logre arreglar en una clara demostración de cintura sindical: acordó un 27,8 por ciento, la incorporación de 50 trabajadores en tiempos en que se ajustan las planillas, y la paz social por dos años, es decir, libre de medidas de fuerzas de impacto. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo