Los colegios privados tampoco escapan a la violencia

Martín Lucero, secretario general de Sadop, reflexiona sobre los robos y hechos vandálicos que sufren muchas escuelas de la ciudad. Reniega del castigo como única medida para "reencausar" a los chicos y aclara que la violencia está presente también en los colegios privados

En diálogo con Rosarioplus.com, el secretario general de la filial rosarina del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop). traza un cuadro de situación respecto a las manifestaciones violentas que ocurren tanto dentro como fuera de las aulas. "La escuela no es ajena a todo lo que pasa en la calle", reflexiona Lucero al tomar conocimiento de que son más de veinte los establecimientos educativos que sufrieron algún robo en lo que va de ciclo lectivo. Y agrega: "Necesitamos una visión inclusiva también para este problema".

Lucero aclaró que la violencia no es propia de los barrios periféricos y que también está presente en los colegios privados.
 

 


Aunque aclara que en Sadop no tienen un relevamiento de la cantidad de colegios que padecieron hurtos o episodios de vandalismo, Lucero admite que son muchos los delegados que mencionan que tanto los docentes como los alumnos "viven situaciones de inseguridad" cuando salen o entran a las instituciones. "Algunas escuelas pidieron contar con protección policial permanente por estos casos que se reiteran", señala. 

El dirigente gremial recuerda que a principios de año el colegio San Juan Diego, ubicado en Juan José Paso y Travesía, sufrió esta problemática en carne propia. Primero, se llevaron un TV 29 pulgadas, dos computadoras y ocho monitores. Y luego las autoridades tuvieron que cambiar más de 30 vidrios que rompieron a piedrazos.  

"Es una escuela muy expuesta, trabaja con sectores vulnerables. Es un buen ejemplo para pensar que no podemos tener ante situaciones como estas conductas expulsivas. No podemos criminalizar a un chico por un arrebato porque ese niño es una víctima. Son historias de lazos rotos, ahí está la cuestión", afirma.

Lucero sostiene que es “un error y una simplificación" caerle a los chicos y más aún pensar que este panorama se revierte con un "castigo físico", como pidió por estos días el candidato a gobernador por el PRO, el humorista Miguel Del Sel. "No tengo dudas que este señor es una buena persona pese a que no lo conozco. Ahora bien, si es una buena persona  es porque ha tenido oportunidades, contención y porque de chico tuvo condiciones de inclusión. El castigo físico no te hace bueno o malo. Esto tiene que quedar claro. Hay que estimular un desarrollo pleno para ese chico y no situaciones violentas".

El secretario gremial de Sadop aclara también que la violencia no es propia de los barrios periféricos. "En los colegios privados se dan pero con otras características. Las famosas "previas" de los alumnos de 5° año son típicas de los colegios céntricos y son hechos violentos. El año pasado le pintaron el saco a un directivo de la GUM y agredieron el mobiliario urbano. Estamos hablando de algo que atraviesa a todo el sistema educativo", concluye.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo