sec-corbata

Los candidatos a intendente debatieron y volaron algunos palos

Este domingo por la noche por fin se dio el esperado debate entre los cinco candidatos a la intendencia de Rosario. Cada uno contó con dos minutos para resumir sus propuestas sobre seguridad, servicios, obras públicas e inclusión social, y luego un minuto más para refutar las ideas narradas por los otros aspirantes al Palacio de los Leones. 

Seguridad

El que abrió el debate fue Edmundo Finkelstein, del Frente de Izquierda, quien opinó que “el delito organizado viene desde arriba” y pidió “estatizar puertos privados y el juego”.

Luego se explayó Alejandro Grandinetti, candidato del massismo en Rosario. Para el periodista, en la ciudad “no alcanza sólo con más policías”. Prometió tecnología de punta para identificar a delincuentes y botón de pánico gratuito para los vecinos, además de “cien patrulleros con GPS para saber donde están”. También pidió “cadena perpetua de 32 años para los narcotraficantes”.

A su turno, la candidata del PRO, Ana Martínez, dijo que la inseguridad “es lo que más nos preocupa” y recalcó la presencia en su equipo del experto en seguridad Gabriel Chumpitaz, aspirante al Concejo Municipal. Dijo que en caso de ganar la elección habrá una gran inversión en materia de seguridad durante el primer año de gestión. La actual edil elogió a la Policía Metropolitana de Buenos Aires y pidió en ese sentido “pelear por la autonomía de Rosario”.

Roberto Sukerman, del Frente Para la Victoria, puso las crudas estadísticas sobre la mesa y reclamó a la actual intendenta por no poner en práctica los proyectos que él presentó como concejal. “Apenas asumí se aprobó la ordenanza para que las personas puedan denunciar en los barrios, nunca se implementó. Fein no reglamentó ni aplicó mi proyecto sobre videovigilancia”, recordó. Luego resaltó la necesidad de contar con una Policía Municipal, de la cual prometió “ser el jefe” y disparó contra la propuesta de Martínez al afirmar que “la Metropolitana es una policía turística”.

Finalmente habló Mónica Fein, quien le respondió a Sukerman: “No creo que podamos tener Policía Municipal. Quiero una Policía profesionalizada y provincial”, dijo. También se refirió a Gendarmería, recientemente restituida a la ciudad. “Como exigimos la presencia de las fuerzas federales, vamos a exigir que se queden”, afirmó.

Servicios Públicos

En este caso primero se cedió la palabra a Grandinetti, quien señaló a los problemas en el Transporte Público como los más preocupantes. “Algunos chicos que estudian de noche dejaron de ir” porque no los colectivos no entran en sus barrios en horario nocturno, dijo. También señaló a la falta de conteiners para la basura en los barrios como un problema, aunque dijo que seguirá con el proyecto “Basura Cero” que lleva adelanta la actual gestión.

Para Anita Martínez, “la realidad del transporte es muy compleja y para tener un mejor sistema hay que invertir”. También prometió reunirse con los gremios de taxistas para conseguir soluciones en ese sentido.

 Por su parte el actual concejal Sukerman, señaló que “los rosarinos toman el colectivo cuando no les queda otra” y señaló que una mejora en el Transporte Público traerá de la mano soluciones en el colapsado tránsito de la ciudad. “Nadie se baja de su auto si no hay transporte eficiente, cada vez tenemos más autos y motos”, dijo. También disparó contra Fein al afirmar que “los concejales somos presos de un sistema donde nos obligan a fijar una tarifa” sobre el valor del boleto.

Fein coincidió con Sukerman en la necesidad de buscar “un transporte con líneas troncales y barriales” y lamentó “que el Concejo no lo haya discutido”. Sobre residuos, dijo que Rosario “enterró 10 mil toneladas menos de basura porque tenemos la mejor planta de Latinoamérica”. “Reciclamos, separamos y vamos a seguir promoviendo la separación en origen”, dijo para defenderse de los anteriores dichos del candidato Grandinetti.

Para Muni Finkelstein el problema es que “la mayoría de los servicios públicos están concesionados a empresas privadas” y por lo tanto “hay que plantear una auditoria para ver las cuentas del empresario privado que lucra contra los intereses populares”. Pidió una “reforma integral del TUP con municipalización total” y también planteó el problema del precio del boleto.

Obras publicas

Martínez, del PRO, dijo que es “fundamental que la plata de los impuestos se vea reflejada en obras”.  Habló de un “plan de urbanismo integral” y recordó el problemas de las inundaciones. “Hoy si llueven cien milímetros tenemos que rezar para que Rosario no se inunde. Lo tenemos que solucionar, tenemos que tener autogestión”, afirmó y habló de hacer “convenios con empresas privadas”. Además dijo que la produce “indignación que se inviertan 20 millones de pesos en reformar una plaza”, sobre lo ocurrido en Plaza San Martín, recientemente restaurada.

Roberto Sukerman tomó la posta de Martínez y le pidió que “si llega a ser intendenta no traiga a los especialistas de Buenos Aires”, que también sufre por las inundaciones. Dijo por otro lado que en obras “la prioridad será la inversión en agua y cloacas” porque “tenemos que llevar dignidad a los barrios”. Además volvió a criticar a Fein quien a su criterio “no tuvo proyectos para mejorar la infraestructura de la ciudad”.

 La defensa de Fein pasó por recordar que se consiguieron “cloacas para 32 barrios” y dijo que en una posible futura gestión “pensamos en vivienda par sectores medios”. A Sukerman le dijo que “fui la intendenta que mas obras publicas logró en la ciudad” y agregó: “Lamento que el gobierno nacional no nos acompañó para hacer más rápido las cloacas”.

 Finkelstein, a su turno, opinó que “los contratos de obras tienen un carácter cosmético. No resuelven los problemas” y planteó “un plan de viviendas populares”. “El déficit habitacional es enorme. Se favorece la especulación inmobiliaria y condena a los trabajadores a no tener derecho a la vivienda propia”, sentenció.

Grnadinetti cerró la ronda con palos para Fein. “Hace 20 años que está el socialismo en el poder. No podemos plantear que en los próximos 20 vamos a tener cloacas, estamos en un final de ciclo”, disparó.

Desarrollo social

El primero en hablar fue Sukerman, quien fue contundente: “Formo parte de un sector político que apoya la generación de empleo y la inclusión social. Algunos estamos a favor de la inclusión, otros en contra. La Municipalidad no destinó ni un metro cuadrado para que nuestras familias jóvenes se puedan hacer una casa (por el Procrear)”. Su propuesta en ese sentido es la de “urbanizar barrios” y “tratar las adicciones”. También acusó a Martínez de no llevar adelante su rol como presidenta de la comisión de Salud en el Concejo.

Fein se respaldó en el trabajo realizado por su gestión en materia de salud. “Tenemos el mejor sistema de Latinoamérica, bajamos la mortalidad materna e infantil”, afirmó, para luego cerrar con la siguiente frase: “No se puede improvisar para ser intendente en políticas sociales”.

Para Finkelstein, un grave problema es la desocupación “cercana al 10 por ciento en Rosario”. Hizo hincapié en “defender el salario” y el pase “a planta permanente de los trabajadores estatales”.

Luego, Grandinetti reconoció logros de la intendencia aunque dijo que “falta muchísimo”. Propuso el Plan de los Mil Días con “estímulo y educación para las madres” y un Plan de Emergencia en Adicciones. “ Tenemos en narcotráfico pero hay que atender a los heridos en esta guerra. En cada distrito va a haber centros de recuperación de adictos”, prometió.

Anita Martínez, por su parte, usó su tiempo para defenderse de las acusaciones de Roberto Sukerman.

El cierre

En el final cada candidato tuvo un minuto para usarlo libremente.

Finkelstein aprovechó para pedir apoyo a los candidatos del FIT en todas las categorías en las que participan.

Fein, en tanto, agradeció la posibilidad de debate y señaló que en su Frente“podemos mostrar las manos limpias”.

Ana Martínez dejó dos frases: “La ciudad se ha deteriorado” y “no quiero que Rosario se la ciudad más violenta de Argentina”.

Luego Sukerman opinó que “en las Paso Rosario dijo basta a esta gestión”  y mostró públicamente su número de celular para que cualquier ciudadano pueda comunicarse directamente con él.

Grandinetti, en tanto, dijo que en su equipo “tenemos el conocimiento” para revertir la situación y pidió a los votantes “coraje” para cambiar.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo