¿Lo mataron por seguidores de Twitter?

La noticia que se viralizó por la red social del pajarito sobre la supuesta muerte de Carlos Reutemann y el hashtag #adioslole generaron un revuelo que repercutió hasta en lo más lejano de nuestras tierras y en el exterior. Luego de conocerse la información y en reiterados anuncios posteriores, los responsables de la cuenta denunciaron que había sido hackeada, pero el daño ya estaba hecho.

Hoy, analizando más detenidamente el caso, vemos varios factores que nos hacen pensar que el hackeo no fue tal y que solo intentaron pegar un golpe de efecto a nivel nacional dejando así su prestigio y credibilidad por el suelo sin ningún temor. Tratando luego de salvarlo con un simple tuit que dejó más dudas que certezas.

Las preguntas son claras: ¿Todo vale en la desesperación de posicionar un medio? ¿Es necesario arriesgar el prestigio por unos seguidores más? ¿Se puede llegar al límite de lo legal? ¿Cuál es el límite que tenemos? ¿El medio era acaso tan importante como para que alguien quisiera hackearlo? Intenten contestar algunos de esos interrogantes y hallarán la respuesta.

Al Lole lo quisieron mandar a la tumba y lo único que lograron fue despertarlo de entre los muertos y ponerlo de nuevo en escena. Ah, me olvidaba, y unos seguidores más en Twitter.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo