sec-corbata

Lifschitz promete un gobierno "abierto y de coalición"

Sin la euforia con la que se mostró el domingo de las elecciones generales cuando de manera prematura el socialismo gritó victoria antes que sus competidores, Miguel Lifschitz ofreció sus primaras palabras como gobernador de Santa Fe y afirmó la necesidad de sacarle provecho a la mayoría en Diputados. En ese sentido, deslizó que el propósito de máxima del oficialismo será sentar al gobernador Antonio Bonfatti, diputado electo, como presidente de la Cámara.

En una conferencia de prensa brindada esta mañana en Santa Fe, el socialista no se detuvo en que su victoria se logró por escasos 1776 votos, sino que la calificó como indiscutible, para contrarrestar las críticas del Pro: “El escrutinio definitivo es incuestionable porque se aseguró la transparencia con los recaudos necesarios. Con gran trabajo de un Tribunal Electoral y de su presidente, Roberto Falistocco, que en poco tiempo hicieron un trabajo excepcional”, valoró.

Para despejar dudas de movida, Lifschitz, junto al vicegobernador electo, Carlos Fascendini, afirmó que “se han aceptado las sugerencias de los fiscales, y se hicieron los recuentos cuando había alguna duda”. Esto va en respuesta a las intenciones del Pro de volver a buscar una impugnación de la elección.  

En cuanto a su gestión, anunció que garantizará “un gobierno de coalición con un marco de diálogo permanente” sobre todo con los representantes de las cámaras. Además, evidenció su  intención de que Antonio Bonfatti presida Diputados y de esta forma sumar aún más poder, teniendo en cuenta que obtuvo la mayoría (28 de 50 diputados).

“Muchos proyectos se irán avanzando en estos seis meses de gestión de Bonfatti. Tenemos mayoría en diputados, y 8 de 19 senadores”, dijo el flamante gobernador dejando en claro que buscará cimentar su gestión con la actividad legislativa. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo