La verdadera ‘Puerta al Infierno’, el gancho para los turistas

Turkmenistán busca aumentar el flujo de turistas gracias a la llamada ‘Puerta al Infierno’, un enorme cráter incandescente en medio del desierto. Mide 60 metros de diámetro y 20 de profundidad, y se llama Pozo de Darvaza, localizado en el desierto Karakum, cerca de la pequeña aldea de Darvaza.

Se formó en 1971, cuando los geólogos soviéticos realizaban obras de prospección en la zona, rica en petróleo y gas natural, y descubrieron una cueva, que se tragó todos sus equipos.

El incidente no causó víctimas, pero como la cueva estaba llena de gas natural, los geólogos decidieron prenderle fuego para prevenir la intoxicación con el gas de los humanos y animales y pensando que las llamas se extinguirían en unos días.

 Sin embargo, el fuego lleva ya más de 40 años activo, confiriéndole al cráter incandescente la apariencia de una verdadera puerta a los infiernos.

Ahora el gobierno del país, que recibe tan solo entre 10.000 y 12.000 turistas cada año, decidió usar el Pozo de Darvaza como atracción turística, pensando que podría interesar a los turistas ecológicos y aventureros.

 Lo presentan como “La Puerta al Infierno”. “Atrae más interés cada año, sobre todo a los turistas extranjeros”, cita AFP a un funcionario del comité de turismo del país. “Este desierto sin vida podría convertirse pronto en un destino muy interesante“, aventura.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo