sec-corbata

¿La maldición de Los Monos?

En medio de la polémica por el juicio abreviado en el cual 14 personas recibieron penas menores en la mega causa, enemigos y familiares de la banda de Las Flores fueron asesinados

Nadie está en condiciones de afirmar que se trata de una venganza. Nadie puede hablar de autores intelectuales. Nadie tiene la potestad para señalar o acusar a ninguna persona; pero poco a poco, todas las personas que, según las investigaciones, tuvieron algo que ver con la muerte del Pájaro Cantero van cayendo en desgracia. Algunos fueros asesinados y otros sufrieron la pérdida de familiares directos. En medio de la polémica por el juicio abreviado en el cual 14 personas recibieron penas menores en lo que fuera la mega causa Los Monos, los enemigos de la banda de Las Flores parecieran sufrir una maldición.

A Claudio Pájaro Cantero lo mataron la madrugada del domingo 26 de mayo de 2013, en la puerta del boliche Infinity Night, de Villa Gobernador Gálvez. El Pájaro salió de la disco a eso de las 5.30 y estaba orinando contra un paredón, cuando un grupo de hombres lo acribilló, según testigos, con una ametralladora. El líder de Los Monos recibió 6 tiros: en la zona inguinal, hombro derecho, pómulo, nariz y oreja. Fue internado en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez y murió unas horas después de ser ingresado.

Solo unas horas después, los plomos empezaron a llover.

“Guille” Cantero
 

 

A Diego El Tarta Demarre lo mataron al día siguiente en la puerta de su casa, de Seguí y Maipú. Eran más o menos las 12. El hombre, de 34 años, llegaba al lugar junto a su esposa, luego de un paso fugaz por los tribunales provinciales, tras arrepentirse de declarar y salir corriendo por los pasillos, cuando una persona se le acercó y lo baleó. El Tarta era el administrador de Infinity Night y, según investigadores, la persona que entregó al Pájaro a sus verdugos.  Muchas versiones hablan de que el tirador era Guille Cantero pero, al margen de que la mujer de Demarre lo vio y que en la zona está repleta de cámaras de seguridad, nadie pudo probarlo.

Al día siguiente, a eso de las 17, cuatro personas, desde dos motos, balearon una camioneta Nissan 4X4 en la esquina de Francia y Acevedo, frente al Distrito Sudoeste. En ella viajaban Marcelo Alomar, Nahuel Cesar, su mamá Norma Cesar, y la pareja de Norma, Claudio Hernández.  Marcelo y Nahuel murieron en el acto. Norma 6 meses después, producto de las heridas que recibió aquella tarde. Claudio solo sufrió heridas leves. Ellos eran del círculo íntimo de Milton César (Marcelo era su amigo, Nahuel su hermano y Norma su mamá) y nunca supieron por qué los atacaron. Según cuentan allegados a la investigación, a los familiares de Milton los balearon por error.  “En medio de la vorágine que se produjo con el homicidio del Pájaro, todos señalaron al Pollo Bassi como el autor intelectual y a Macaco Muñoz, junto con un tal Milton como las personas que le dispararon. Podía ser Milton César o Milton Damario; en ese marco fue que los tiros se los llevó la familia Cesar”, explicó un conocedor del tema a Rosarioplus.com. Milton César estuvo vinculado a la causa y luego su acusación fue desestimada.

A Luís Orlando El Pollo Bassi lo detuvieron en septiembre de 2013, acusado de ser uno de los autores intelectuales del homicidio de Claudio Cantero. Desde la cárcel tuvo que ver, en un corto lapso de tiempo, como su familia iba siendo desmembrada. El primero en caer fue Leandro, el hermano mayor del Pollo. El 31 de diciembre de 2013, a eso de las 17, estaba en el interior de la remisería Cinco Estrellas (propiedad de la familia), ubicada en Chile y 20 de Junio de Villa Gobernador Gálvez, cuando un joven entró al local solicitando un móvil para ir hasta el cementerio. Mientras Leandro llamaba por radio a uno de sus choferes, el supuesto cliente sacó un arma calibre 9 milímetros y le disparó en cinco oportunidades. Leandro murió al instante. Dos meses después, el 11 de febrero de 2014 por la noche, Maximiliano Gerardo Bassi, el otro hermano del Pollo, de 34 años, estaba en la puerta de Cinco Estrellas, tirado bajo un camión de un familiar, revisando el motor, cuando un muchacho llegó en una moto y le disparó con una pistola 9 milímetros. Dos plomos le impactaron en el abdomen. Murió a la madrugada siguiente, luego de agonizar unas horas en el Hospital Provincial. Por último, el miércoles 22 de octubre de 2014 a la mañana mataron a Luis Bassi padre. El hombre, de 64 años, estaba en la puerta de la remisería tomando mates cuando apareció una persona y le dio 8 tiros, casualmente, con una 9 milímetros.

 

El derrotero de sangre y plomo no tardó en ofrecer nuevos titulares a los diarios rosarinos. El domingo 14 de diciembre de 2014 mataron a Miguel Ángel Damario, padre de Milton. El hombre iba en su moto a hacer unas compras, cuando dos muchachos lo acribillaron en Lola Mora y Grandoli, a metros de su casa. En la escena del crimen los investigadores que intervinieron en el hecho encontraron dos vainas calibre 9 milímetros.

Luego de este último ataque hubo que esperar unos meses para tener novedades sobre la maldición de los implicados en el homicidio del Pájaro Cantero.

“Pájaro” Cantero
 

 

El lunes pasado, Rubén Antonio Muñoz, de 57 años, padre de Facundo Macaco Muñoz, murió luego de que lo balearan en Pasaje Baigorria al 800, de Villa Gobernador Gálvez. Faltaban unos minutos para las 20, el papá de Macaco estaba arreglando la cerradura de su casa cuando vio parar junto a él un auto negro con varias personas a bordo. Rubén llegó a meterse en su vivienda y cerrar la puerta. Un tirador le disparó en dos oportunidades; las balas perforaron la abertura y dieron en el hombre. Luego, el verdugo abrió la puerta y lo remató. Los tiros, eran calibre 9 milímetros. Macaco está preso, procesado por la balacera del 26 de mayo 2013.

“Esto es así, le van a pegar donde más le duela. No es casualidad que aún no hayan matado a ninguna de las madres de los implicados. No sería raro que eso empiece a pasar en breve”, imaginó un allegado a la interna.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo