sec-corbata

La ONU pide castigo a los culpables de las torturas en la CIA

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) exigió hoy que las torturas aplicadas por la Central Intelligence Agency (CIA) no queden impunes y llamó a enjuiciar a todos los responsables, en medio de condenas, estupor y alarma mundial por el informe que ayer reveló parte de la brutal ilegalidad de la "guerra al terrorismo" lanzada por Estados Unidos hace más de una década.

Países que son habituales blancos de críticas de Estados Unidos, como China, Irán y Corea del Norte, fustigaron a Washington tras la difusión del informe del Senado norteamericano sobre el rol de la CIA en el combate al islamismo, mientras que Afganistán reclamó una lista de todos sus ciudadanos torturados.

Ante la repercusión internacional del informe, Estados Unidos advirtió hoy sobre posibles ataques o protestas violentas contra objetivos norteamericanos en Medio Oriente, Asia y Europa y urgió a sus ciudadanos a estar alertas y a tomar medidas de precaución. Las notas de advertencia fueron emitidas por las embajadas estadounidenses en Egipto, Suecia, Holanda, Pakistán, Afganistán y Tailandia, países, éstos dos últimos, que se sabe albergaron centros de detención clandestinos de la CIA donde se interrogó y torturó a prisioneros. 

En un documento lapidario, la comisión de Inteligencia del Senado estadounidense acusó ayer a la CIA de torturar brutalmente a presuntos islamistas radicales en cárceles secretas en el exterior y de engañar a la sociedad diciendo que estas prácticas, que fueron ineficaces, ayudaron a frustrar atentados y salvaron vidas.

Asfixias simuladas, baños en agua congelada, privación de sueño, alimentación e hidratación rectal y amenazas de abusos y muerte, entre otras crueles prácticas, fueron expuestas en el informe a la opinión pública nacional e internacional desde el Capitolio.

Aunque ya se sabía que la tortura había sido usada por Estados Unidos en la guerra al terrorismo lanzada por el ex presidente republicano George W. Bush después de los atentados del 11-S, los detalles escabrosos destapados ayer dejaron a muchos en el país frente a un examen de conciencia.

Sin embargo las posiciones dentro de los Estados Unidos son enfrentadas. El presidente Barack Obama, que prohibió las torturas, avaló el informe y coincidió en que los abusos no sirvieron casi de nada. No fue el caso de  la oposición republicana y destacados miembros del gobierno de Bush, incluido el propio ex presidente, quienes criticaron el informe y defendieron las prácticas de la CIA diciendo que estas permitieron desbaratar complots "terroristas" y salvaron vidas.

Obama expresó en una entrevista con los canales de TV en español Telemundo y Univisión: "Hay controversia respecto a algunos detalles, pero lo que no es controvertido es el hecho de que hicimos algunas cosas que transgredieron lo que somos como pueblo".

El máximo funcionario de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al-Hussein, dijo hoy que no debería haber impunidad ni plazos de prescripción de la acción legal para enjuiciar a torturadores ni a quienes ordenaron las torturas. "La Convención contra la Tortura prohíbe la tortura y no permite ninguna circunstancia excepcional", concluyó.  

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo