La Gata Peluda invade parques y playas en el verano rosarino

Durante varios veranos, las palometas se llevaron la atención de los bañistas tras los ataques en las cálidas costas del río Paraná. Pero esta temporada, el alerta lo da una especie de larva venenosa. Sí, hay un nuevo enemigo de temporada: se trata de la Gata Peluda, una oruga con vellosidades que al entrar en contacto con la piel de las personas genera alergias e hinchazón.  

Atraídas por el calor y el follaje tras la primavera, esta especie de oruga ha invadido los árboles, principalmente sauces, de las islas del río Paraná frente a toda la costa ribereña, y se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza a aquellos que se proponen pasar un día de sol y bañarse en el agua.

Desde hace unos seis años que no se veían por la zona, según narran los isleños, y esta temporada se vinieron con todo. “Se ven por todos lados. Uno está tomando mate y salen hasta de la pava”, contó jocoso Pablo, un constructor de muelles de madera en las islas a Rosarioplus.com.

Pero la molestia no reside solo en que copó los árboles isleños, sino por las consecuencias que generan en las personas: son repetidas las “quemaduras” que han producido al entrar en contacto con la piel o incluso al transitar cerca. ¿Cómo es esto?

Las Gatas Peludas son llamadas de esta forma por poseer pelos denominados setas, extremadamente finos. Cuando una persona entra en contacto con ellos, se separan y liberan toxinas depositadas en glándulas venenosas que producen afecciones alérgicas.

Sin embargo, al ser tan diminutos los pelos, muchas veces se dispersan por el aire y pueden depositarse en la piel de quien transite cerca. Sí, ni siquiera hay que tocarlas. La picazón no es inmediata, sino que se activa a los minutos, y sobre todo cuando la persona tiende a rascarse, ya que las setas se clavan en la piel. 

Desde la Dirección de Vectores de la Municipalidad de Rosario, Guillermo Palombo, aclaró que los casos en la isla no corresponden a la jurisdicción municipal por parte de la provincia de Entre Ríos, pero sí han recibidos muchos reportes extraoficiales.

“Además de los casos reportados de la isla de los cuales no tenemos dominio, se han detectado la presencia de la oruga en los clubes privados ribereños, como el Rowing Club, Regatas, Remeros y Central”, comentó. Al respecto comentó que se han reunido con los presidentes de los clubes para aconsejarlos y que puedan resolver la contratación de empresas que fumiguen el lugar.

En los parques y paseos de la ciudad también se ha detectado la presencia de la oruga, pero falta un poco aún según los expertos para que se considere plaga: debe tener una característica excluyente, que es su prolongación durante un tiempo determinado.   

Los isleños aconsejan rociar al enjambre con combustible, “mejor gasoil que nafta” porque perdura más tiempo y no se evapora. Por su parte, la dirección municipal trata con productos químicos aprobados a nivel nacional.

En cuanto a recomendaciones, Palombo pidió que las personas tomen recaudos simples, como observar los árboles antes de sentarse por si hay presencia de enjambres para evitar la caída de las orugas sobre el cuerpo. “Siempre acudir al médico, porque quizás la persona puede ser alérgica ante este tipo de contacto”, recomendó.  

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo