sec-reposera

Harrison Ford se salvó de milagro

El aparato que manejaba el actor de Hollywood se estrelló en un campo de golf en Los Ángeles, pero inexplicablemente no se hizo mal. Se trata de su tercer accidente aéreo

Después de interpretar a tantos héroes, ¿será que Harrison Ford absorbió algún super poder? Casi como en la película Unbreakable, ese thriller en el que el protagonista no se hacía daño porque era “irrompible”, el actor acaba de sobrevivir a su tercer accidente de avión.

Ford fue trasladado al hospital en Santa Mónica, California (EE UU), después de que la avioneta que manejaba se estrellara la tarde de este jueves en un campo de golf a poco de despegar.

El accidente fue en el campo de golf Penmar, a pocos kilómetros del aeropuerto de Santa Mónica. El departamento de Bomberos de Los Ángeles confirmó que Ford, de 72 años, era el único ocupante de la avioneta, un biplano amarillo de los utilizados para entrenamiento durante la II Guerra Mundial.

Afortunadamente no había nadie en tierra durante el impacto, y Ford tuvo golpes en la cabeza, aunque afirman que está fuera de peligro.

"Harrison piloteaba un avión antiguo que data de la II Guerra Mundial que tuvo un problema en el motor poco después de haber despegado. No tuvo otra opción más que hacer un aterrizaje forzoso. Sus heridas no son graves y los médicos esperan que se recupere totalmente", indica el comunicado difundido por el portavoz del actor.

Lo llamativo es que no es su primer accidente de avión. En el año 2000 sufrió otro percance, en este caso con un avión de seis pasajeros en Lincoln, Nebraska (EE UU), y un año antes tuvo un accidente de helicóptero a unos 90 kilómetros de Los Ángeles.

El intérprete acaba de retomar el papel de Han Solo que le dio la fama como parte de la nueva entrega de la saga de La guerra de las galaxias: Episodio VII The Force Awakens.

Indudablemente la fuerza está con Ford.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo