sec-corbata

Festejos y lágrimas entre las PASO y las generales

Siempre con la salvedad de los más de 100.000 votos que faltan escrutar, una primera comparación entre la performance de los candidatos en las primarias del 19 de abril, y la que tuvieron este domingo, 56 días después, demuestra que en general todos aumentaron su caudal de votos, a excepción de tres casos. Y esa lectura permite discernir algunos entresijos de la incógnita que la ciudadanía depara para cada comicio.

Cachi perdió la mitad

En la categoría a gobernador, todos los binomios ganaron volumen. Por una parte, esto se explica en la mayor afluencia de votantes este domingo que en las PASO. La mejora fue de un 65% del padrón que asistió a votar en primarias, a un 76,37% que concurrió en la general, al menos hasta el 95% de las mesas escrutadas. Sin embargo, fue Oscar Cachi Martínez, candidato del Frente Renovador, quien no pudo retener los 131.313 votos que su partido cosechó en primarias. Este domingo ese caudal se achicó hasta un intrascendente 3,68%, o sea, casi 67.000 votos.

El resto creció. Miguel Del Sel aumentó 20 mil votos respecto de las PASO, y quedó a un suspiro de su tocayo socialista, por ahora. Este, o sea Lifschitz, había obtenido 376 mil votos en primarias, y su derrotado, Mario Barletta, le había aportado el resto como para llegar a 533 mil sufragios. Este domingo, con toda la coalición tras de sí, Lifschitz llegó a sumar 558 mil voluntades. Se sabe, ese es el final cabeza a cabeza.

Omar Perotti, por su parte, fue el que más creció: de 365 mil a 532 mil votos en menos de dos meses. 

Fein ganó pero el Frente mermó

Mónica Fein fue reelecta finalmente con, hasta ahora, 157 mil votos. Más que los 100 mil que obtuvo en las PASO. En ese entonces, su adversario Pablo Javkin aportó lo suyo para que el Frente Progresista sumara en primaria 169 mil votos. Es decir que habría unos 12 mil rosarinos que votaron a Javkin pero no quisieron hacerlo por la intendenta socialista.

En el peronismo, en cambio, el Frente Justicialista para la Victoria aumentó 16000 votos de una ronda para otra. Sukerman obtuvo en las PASO 62 mil votos. En la general consiguió 119 mil.

Ana Laura Martínez engordó unos 17 mil votos de una para otra, y arrimó hasta 145.831 sufragios, pero no le alcanzó para superar al Frente Progresista encolumnado detrás de Mónica Fein.

También el Frente de Izquierda creció 4 mil votos, y el Frente Renovador también incrementó en casi 17 mil votos su caudal, pero ambos espacios quedaron lejos de la conversación por la intendencia.

Bonfatti, lejos

El gobernador Antonio Bonfatti sacó 495 mil votos en las PASO como primer candidato a diputado, y con el aporte de la interna, el Frente Progresista tuvo 712 mil sufragios en esta categoría. Contra lo que suele pasar, en la general Bonfatti no sólo aumentó su cosecha propia sino que además levantó aún más esa marca y obtuvo 730 mil votos. Si Lifschitz gana, Bonfatti le habrá garantizado algo que él hubiese deseado: la mayoría propia en la Legislatura.

El resto también incrementó su apoyo popular respecto de las PASO. Incluso, el Pro, que llevaba por primera vez a Roy López Molina, pasó de 211 mil votos a 325 mil en la general.

El único que se desinfló fue el ex intendente Héctor Cavallero, primero en la lista del Frente Justicialista para la Victoria: pasó de 345 mil votos a 338 mil.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo