Es una nube, no hay dudas

El miércoles amaneció encapotado, con un cielo nublado y un sol que quería brillar detrás y no podía.

Se presenta como un día para ir prevenido de algunas gotas. Difícil anticipar temperatura, por lo destemplado: se siente el calor que no cesa, aunque de a ratos hay brisas de alivio.

El día promete mucha humedad, con un 96% según el Servicio Meteorológico, y una temperatura máxima de 31 grados, en medio de la inestabilidad que puede traer probabilidad de chaparrones.

A atarse el pelo, agarrar el paraguas y hacer frente al día sándwich de la semana.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo