Es furor: se hacen trasplantes de materia fecal

En las últimas décadas, el síndrome del intestino irritable empezó a crecer exponencialmente entre pacientes de todo el mundo. Esto obliga a los que lo padecen a someterse a dietas insufribles. De hecho, es difícil de diagnosticar sólo por sus síntomas, que son dolor abdominal, hinchazón, diarrea o constipación.

Pero un tratamiento, en apariencia poco ortodoxo, llegó para dar pelea: el trasplante de materia fecal.

El mercado está lleno de productos para combatir el síndrome, pero ninguno ataca específicamente el problema. En este marco, se hace necesario buscar nuevas alternativas.

La respuesta puede estar dentro mismo de los intestinos, en algunos de los millones de microorganismos que allí viven. Incluso podrían abrir un nuevo camino para solucionar patologías más complejas, como la obesidad y la diabetes. Hay documentación que demuestra la conexión directa entre los procesos digestivos y el sistema nervioso. Y eso puede afectar no sólo el humor, también puede ser la causa directa de muchas otras enfermedades.

Esta nueva corriente es la que conduce a la práctica formal del trasplante de materia fecal. Un procedimiento sencillo en el que a través de un enema, se deposita una solución salina extraída de un ecosistema sano (las deposiciones de una persona sana), en los intestinos de la persona enferma.

Se calcula que en los Estados Unidos medio millón de personas sufren este tipo de desórdenes y por esta causa mueren alrededor de 15 mil al año. El uso recurrente de antibióticos hace que los microorganismos muten y se vuelvan cada vez más resistentes. Pero el 90 por ciento de los pacientes tratados con trasplante de materia fecal se curan.

Mark Smith es un microbiólogo del MIT y creó OpenBiome, un sitio web que funciona como un banco de materia fecal. Una especie de “Mercadolibre de caca”. La propuesta es crear un espacio sin fines de lucro que ayude a distribuir en forma estandarizada, muestras seguras de materia fecal, todo bajo el control y asesoramiento de médicos especializados, para distribuir entre instituciones y clínicas.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo