sec-corbata

El taxista murió y el cantante se fue

El domingo 5 de abril, un taxi y un auto chocaron en Granadero Baigorria. Días más tarde, el chofer falleció. Hasta ahí lo que se sabe, en concreto, de un caso policial que genera controversia no solo por datos cruzados sino por la participación en el siniestro del cantante Gustavo Corvalán, ganador del reality La Voz Argetina.

Daniel Acosta, a cargo de la seccional 24, con jurisdicción en la zona donde se produjo el choque, contó a Rosarioplus.com, quien manejaba el auto que embistió al taxi era el padre de Gustavo Corvalán, Miguel Corvalán, quien tras el impacto también quedó en grave estado. Tanto el hombre como el tachero fueron derivados al hospital Eva Perón. Luego Corvalán padre fue trasladado a un sanatorio rosarino. 

El comisario precisó que Gustavo Corvalán declaró en la seccional que iba en el auto de su padre, de acopañante, y que tras el impacto se bajó. Supuestamente, esto se debió a que Corvalán tenía un show en Córdoba, y viajaba con apuro. 

Este siniestro, según el comisario Acosta, “salió en los medios porque es un cantante conocido, pero es un siniestro más, lamentablemente tenemos muchos de estos y no hay nada raro en el caso”.

Sin embargo, la versión que registra la comisaría 24 discrepa con el primer parte policial que, según el área de prensa de la URII confirmó a Rosarioplus.com, se recibió desde esa misma seccional: allí figuraba Corvalán padre como pasajero del taxi y el real pasajero del taxi figuraba como imputado del siniestro, manejando el otro auto.

Sin embargo, tanto el hermano del taxista fallecido como el comisario Daniel Acosta coincidieron en remarcar el error, y aseveran que “quien conducía el Toyota era Miguel Corvalán, y el joven era pasajero del taxi”.

Otro punto polémico sobre la actuación de los efectivos de la Comisaría 24 es el hecho de que se tardó varias horas (supuestamente seis) en notificar a la fiscalía sobre el siniestro. Acosta reconoció esta demora, y dijo que se pondrá a disposición a estos efectivos, aunque aclaró que “no fueron tantas horas como se dijo”.

Lego de su extraño primer accionar, Corvalán finalmente se acercó a la policía el lunes siguiente al siniestro. Según Acosta “dijo que iba durmiendo en el auto porque venía fusilado de dar un show y tenía contrato para otro show en Córdoba”. Reconoció que hizo mal en bajarse del auto y subirse a otro para irse, y suspendió el show que iba a dar en Córdoba.

El cantante también dijo a la policía en su declaración que “quería ver cómo estaba el padre y estaba shockeado”. Acosta analizó que es imposible saber “si estaba shockeado o a lo mejor escondía algo”.

Al día de hoy, aunque se habían puesto en un primer momento a disposición de la familia del taxista fallecido, los testigos aún no se acercaron a declarar. Sobre esto, Acosta fustigó: “Todos hablan en las redes sociales y en los medios y dicen que vieron como fue, pero no vino todavía ningún testigo a la policía, ni que yo sepa a la fiscalía tampoco”.

Trascendió que el grupo que acompañaba a Corvalán y su padre salía del boliche histórico de Granadero Baigorria, apurados para ir a un show programado en Córdoba. Eso explica lo que testigos dijeron supuestamente al hermano del taxista: que vieron cómo “varios autos iban a alta velocidad pasando semáforos en rojo”.

Consultado sobre por qué no se realizaron los controles de alcohol al conductor del auto, Acosta adujo que “no había manera de hacer este tipo de análisis a un hombre que se encontraba en estado crítico. ¿Cómo le íbamos a hacer un control en ese estado?”.

Tras la muerte del taxista, la causa fue caratulada como homicidio culposo en accidente de tránsito.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo