El sueño de la oficinista: camisa blanca que no se mancha

Después de años de lavar la ropa, de probar cuanta receta de abuela existiera para quitar molestas manchas y de comprar cuanto producto hubiera en el mercado, ya se puede festejar la llegada de un ítem verdaderamente revolucionario al mercado: una camisa blanca “antimanchas”. Sí, lo nuevo en moda inteligente.

Ya no hay que preocuparse por las manchas. Ahora, tirarse café encima no parece la mejor opción.
 

 

La moda y la ciencia vuelven a ir de la mano con una firma neoyorquina que ha inventado lo que parecía imposible: la camisa blanca que repele las manchas de café, vino, ketchup y hasta chocolate. Ajá, esas manchas que eran imposibles de sacar y que, hasta hace poco, obligaban a que ropa linda pasara a categoría de “para dormir”.

La idea fue de Elizabeth & Clarke, un sello online que se enfoca en diseñar blusas y camisetas básicas de buena calidad a un precio razonable. Anticipó que desde septiembre entregará las primeras camisas transpirables para mujer que ni la mostaza puede atravesar.

 "Había visto un uso similar de la tecnología en el sector industrial o comercial, un aerosol usado en máquinas y tejidos, y pensé que aplicar esto a una blusa cambiaría la vida de mucha gente", dijo a Efe la fundadora de la iniciativa, Melanie Moore.

A través de la nanotecnología y de la colaboración con un químico, Elizabeth & Clarke ha conseguido que la formulación aplicada a la camisa todavía permita que el tejido, un crepé de chine, sea tan suave, cómodo y transpirable como el resto de blusas semejantes.

"Tiene estas fibras minúsculas encima del tejido, 100.000 veces más pequeñas que un grano de arena, que hacen que el líquido se quede suspendido. Por esto, porque son tan pequeñas, todavía pueden ser transpirables como cualquier otra camisa", explica la joven, de 30 años.

Esta nueva tecnología está hecha a prueba de cualquier mancha con base acuosa o aceitosa que pueda interrumpir el día a día de la mujer trabajadora. Moore asegura que se dirige a un público femenino de entre 30 y 50 años, "profesional, que es madre o que quiere serlo, y que está muy ocupada". Sí, la camisa blanca es un ítem que usan muchas oficinistas.

Así, en los seis meses de pruebas que les llevó encontrar la fórmula correcta, Elizabeth & Clarke ha probado su camisa con "cualquier líquido, comida o sustancia que puedas encontrar en casa", desde leche, nata, vino, café, salsas o hasta el jugo más pringoso de un kebab. En resumen: "cualquier cosa que podrías tirarte encima".

El invento no es nuevo pues ya se habían llevado a cabo ideas parecidas a nivel industrial o deportivo, pero sí que es "la primera blusa diaria blanca para mujeres" que repele las manchas por un periodo de entre uno y varios años, dependiendo del uso y del número de lavados, menor que en el resto de prendas porque no se le adhiere el sudor.

La idea se suma, así, a la tendencia del "smart clothing" o la moda inteligente que está empezando a avanzar en el sector desde que se popularizaran accesorios como el reloj de Apple, las gafas de Google o los primeros biquinis inteligentes que incorporan un sensor de rayos ultravioleta que avisa a través del móvil cuando hay riesgo de quemaduras solares.

Elizabeth & Clark, cuyas camisas cuestan entre 25 y 50 dólares y se podrán comprar en blanco, negro o rosa palo, lanzó un programa de financiación colectiva por Kickstarter para propulsar su iniciativa que superó todas las expectativas. Ahora planean una colaboración con una gran marca estadounidense y esperan aplicar su fórmula repele manchas a otras prendas básicas en cualquier armario, como pantalones negros, faldas o americanas. 

El simpático video (en inglés):

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo