El rendimiento individual Canaya ante Riestra

Central hizo pesar su buen momento y casi no sufrió ante un conjunto dos categorías menor. El equipo de Coudet no tuvo una figura descollante y se apoyó en la regularidad de varios para justificar la victoria.

Manuel García: Le habrá quedado la espina de recibir un gol cuando casi no había sigo exigido en toda la tarde. Tuvo poco trabajo y no hay nada que reprocharle.

Víctor Salazar: Otra vez estuvo a la altura. Coudet quiso jugar el partido por las bandas y el pibe se animó a proyectarse cada vez que pudo. Sigue en crecimiento.

Yeimar Pastor: Firme casi toda la tarde, no pudo cortar la jugada en el gol de Riestra. Casi marca, pero su cabezazo dio en el travesaño.

Alejandro Donatti: Sin inconvenientes. Al igual que el resto de sus compañeros de zaga tuvo poco trabajo.

Elías Gómez: Tampoco fue demasiado exigido en defensa. Pasó poco al ataque y no se complicó.

Walter Montoya: Arrancó desorientado pero Coudet lo acomodó desde el banco al exigirle que juegue más pegado a la banda y desde entonces su rendimiento creció. Consiguió un gol clave para abrir el partido antes del descanso.

Fernando Barrientos: Aportó buenas y de las otras. Aunque Central manejó la pelota al ex Lanús le costó ser el conductor. Se apagó lentamente y finalmente fue reemplazado.

Maximiliano González: Se bancó ser el único volante de quite y lo hizo de forma aceptable. Estuvo muy participativo en el comienzo pero pasó desapercibido en el complemento.

José Luis Fernández: Volvió a ser titular después de varias fechas. Le falta para ser el volante dinámico de los primeros partidos. Salió en el complemento.

Jonás Aguirre: El mejor del equipo. Complicó a los rivales a pura velocidad y marcó un bonito gol con la derecha, su pierna menos hábil. Sus características de juego le sientan muy bien a un equipo que vive de la presión asfixiante.

Franco NIell: Que se mueve muy bien dentro del área a pesar de su baja estatura no es novedad. Fue el único delantero natural y se las ingenió para complicar a los rivales. Estuvo cerca de marcar en el primer tiempo y tuvo su premio cerca del final, con el tanto de penal.

Pablo Becker: Sumó minutos en el segundo tiempo e intentó prenderse en el circuito ofensivo. Necesita más rodaje.

Rodrigo Migone: Jugó apenas un rato. Terminó el partido con una lesión.

Nery Domínguez: Entró para tener la pelota y cerrar el partido.

Eduardo Coudet: Estudió el partido y salió a jugarlo por afuera. La receta funcionó. No le peso tener la chapa de candidato y su equipo, sin todos los habituales titulares, se impuso casi sin sobresaltos. Otra prueba superada.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo