sec-corbata

El patovica señalado había dicho que vio a Pichón irse del boliche

La fiscal reveló que el guardia de La Tienda sospechado de ser el asesino de Gerardo Escobar le pisó una mano y lo golpeó con trompadas y rodillazos. Sospechan que la víctima no fue arrojada esa misma noche al río

La primera parte de la audiencia imputativa para los cinco detenidos por el caso de Pichón Escobar, celebrada esta mañana, puso a la fiscal Marisol Fabbro, junto con su colega Rafael Coria, en la misión de presentar algunas de las pruebas que recolectó durante la investigación y acusó a los sospechosos de homicidio (uno de ellos) y encubrimiento (a los cuatro restantes);  de todas maneras, el conclave continuará el miércoles próximo y recién ahí los detenidos serán formalmente imputados. Aún sigue latente la posibilidad de que la causa pase al fuero federal, en caso de que el juez Luis María Caterina interprete que la muerte de Pichón fue una desaparición forzada de persona.

Poco a poco se van acomodando las piezas del rompecabezas; la investigación está centrada en la primera pista, en la que otra vez miembros de la Unidad Regional II son protagonistas. En el banquillo de los acusados hay cinco personas: los patovicas Cristian Jesús V., César Darío A., y José Luis C.; junto con los uniformados de Comando Radioeléctrico Luis Alberto N. y Maximiliano A. Según lo expuesto por la fiscal Fabbro, Cristian sería quién asesinó a Pichón y el resto, las personas que ayudaron a encubrirlo.  De todas maneras, sus imputaciones se van a realizar el miércoles.

Durante su ponencia, Fabbro le contó a los abogados defensores y al Juez Caterina, que además de los numerosos testimonios recolectados durante las pocas semanas que lleva a cargo del caso, tiene en su poder las grabaciones de una cámara de video vigilancia de una casa, en las cuales se ve cómo golpean a Escobar, a una cuadra de La Tienda;  el agresor sería Cristian Jesús V. “Lo inmoviliza pisándole la mano, después le da golpes de puño y con la rodilla” especificó la investigadora.

Lo que se sabe y lo que falta

El hallazgo del cadáver, frente a la zona franca de Bolivia.

De acuerdo a los investigadores, está claro que Pichón jueves 13 de agosto a la tarde estuvo en el City Center, ganó más o menos 5 mil pesos; se compró un pantalón y una camisa en un local de ropa del casino. Tomó una botella de Fresita junto a su amigo Nico para festejar su suerte en el azar, vio pasar al plantel de Rosario Central, se sacó una foto con Marco Ruben y luego fue a su casa. Se bañó y fue a Bogart, el cantobar de Santa Fe y Presidente Roca; de ahí, junto a Toni, íntimo amigo de Nico, siguió su noche en La Tienda. A eso de las 5.40 del viernes 14 salió del boliche, de Tucumán al 1100. Una cuadra al Este fue golpeado por un grupo de personas y se les perdió el rastro.

De acuerdo con la filmación expuesta durante la audiencia imputativa, el agresor de Pichón le pegó piñas y rodillazos hasta dejarlo inconsciente; luego, tal vez advirtiendo que estaba siendo filmado, lo arrastró unos metros y salió del campo visual de la cámara.

El viernes 21 a la tarde, justo una semana después de su desaparición, fue encontrado por pescadores, flotando en el río, a la altura de Avenida Pellegrini.

Los investigadores tienen la certeza de que el cuerpo de Pichón estuvo, como mínimo, 6 días en el Paraná; lo que implica que podría no haber sido arrojado esa misma noche.

Pichón Escobar había ganado en el casino en su última noche.

A tener en cuenta  

El patovica señalado como asesino es el mismo que habló con Toni el día de la desaparición y le dijo que había visto al muchacho irse caminando. Según se supo durante la audiencia, Toni conocía desde antes al acusado y fue muy enfático cuando les sugirió a los familiares de Escobar que orienten la búsqueda del muchacho alrededor de Cristian Jesús V. A su vez, la casa del acusado de homicidio fue la primera en ser allanada luego de que amigos de Pichón determinaran, mediante un sistema casero de rastreo GPS, que el celular del joven había dejado su último rastro en cercanías del domicilio del patovica. Si bien en el procedimiento los pesquisas no encontraron nada, no es menor el dato de que las acciones fueron realizadas por policías de la seccional 18º y no por uniformados de las fuerzas que suelen realizarlos (Tropa de Operaciones Especiales o Policía de Investigaciones).

Otro de los puntos centrales será el resultado de las pericias que se realizarán en la funda del asiento del auto de uno de los acusados y una remera que se le secuestró al mismo. Si en ellas se encuentran rastros de sangre, va a ser difícil que los implicados por el homicidio puedan negar su participación.

El miércoles próximo tendremos más información.

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo