El país donde la Navidad llega en barco

Grecia, país costero si los hay, tiene en las embarcaciones su principal ícono navideño. Nada de abetos ni otro árbol, que en esa península no abundan y hacen falta como madera. El resultado es una serie de postales dignas de verse.

En Grecia la Navidad ha sido influida por la situación peninsular y marítima del país de Sócrates, por lo tanto, es comprensible que allí el arbolito tradicional no sea el ícono de estas fiestas, sino los barcos. Nada de sorpresas, es así. Ocurre que la tradición del árbol de Navidad es una costumbre que llegó a Atenas desde el norte europeo, aunque hay quienes sostienen que ya en la Antigua Grecia se decoraban árboles para Año Nuevo, lo mismo que en el Imperio Bizantino y en el Imperio Otomano.

Hay otros estudiosos que afirman que hubo árboles navideños en el siglo V, en el norte de Siria.

¿Y qué tiene esto que ver con los barcos decorados? Si Santa Claus incluso nunca abandonó su trineo y sus renos por un velero.

Como Grecia es un país marítimo y los barcos han estado junto a ellos desde los más remotos tiempos, es que se ha adoptado el barco muy iluminado y adornado para hermosear las casas en Navidad.

En el racimo de islas que prolongan la península helénica, los lugareños acostumbran a revivir esa antigua tradición y se dedican a iluminar sus embarcaciones, y hasta compiten entre sí.

Por otra parte, en Grecia protegen la variedad de pinos que se usaría como arbolito navideño, entonces bienvenidos los barcos. Y no sólo los que están flotando. También aparecen veleros, carabelas y buques de papel y toda clase de materiales alusivos en las calles y plazas.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo