"El Italiano está en desguace, alguien se llevó la plata"

Cientos de empleados, médicos y vecinos reclamaron por la crisis financiera del tradicional centro médico de Virasoro al 1200 que adeuda unos 300 millones de pesos y en el que trabajan unas 750 personas. 

 

 

Alrededor de 300 personas rodearon este miércoles el Hospital Italiano Garibaldi, con globos y con la intención de evitar el colapso económico de ese tradicional centro médico. Fue el “abrazo solidario” al cual convocaron los empleados, ante la crítica situación financiera que peligra las fuentes de trabajo de unas 750 personas, entre profesionales, administrativos y plantel de maestranza.

El urólogo José Germán Pedemonte detalló a Sí 98.9 que “ésta fue una propuesta del personal de la institución junto con los alumnos del Instituto Universitario Italiano de Rosario (IUNIR), para generar una conciencia social sobre el estado de la situación financiera del hospital”.

La suma que el Italiano adeuda es importante. Según allegados a los médicos, se trataría de unos 300 millones de pesos, entre compromisos pendientes con Afip, honorarios médicos, sueldos y aguinaldos de empleados, y proveedores, lo que hace a un peligro de cierre.

Un caso emblemático fue la deuda que contrajo el nosocomio con el neonatólogo Néstor Herrera, quien fue director de ese área, despedido a fines de 2014, que en sus propias palabras “lo hicieron para disciplinar y castigar a la comunidad de trabajadores de la salud”.

Herrera consideró que ante la crisis económica del Italiano, “el Estado debería intervenir”, y declaró no tener ninguna duda de que los directivos se roban el dinero faltante: “Una institución de salud con 200 camas, que es la más grande de la ciudad, no puede explicar que esté en bancarrota. Hay un desguace, alguien se llevó la plata”.

Herrera advirtió que como el Hospital Italiano es una asociación civil sin fines de lucro, nadie puede venderlo a un inversor que lo rescate de su crisis financiera. No hasta que la Justicia civil no declare su quiebra. Una situación similar atravesó en su momento el Hospital Español. 

 

La historia del neonatólogo

Herrera recordó que en noviembre de 2012 comenzaron a faltar recursos (medicamentos e insumos) para tratar a los niños en el área de terapia intensiva de neonatología, “por lo que empecé a reclamarlo con notas. Y como sanción a mis reclamos, comenzaron a retrasarme el pago de sueldos”.

Luego, en diciembre de 2013, 60 profesionales reclamaron a la administración una respuesta a la falta de insumos y el atraso en el pago, “que en mi caso se atrasaba en dos años de sueldo”. Y como respuesta, Herrera recibió mensajes de textos con amenazas, que denunció en la Justicia.

En abril de 2014 fue la ultima vez que le pagaron el sueldo, y estaba cobrando el sueldo de junio de 2012. Por esto, la Justicia rosarina dictaminó una cautelar donde se obligó al hospital a pagarle 32 mil pesos. “Por eso el Consejo decidió castigarme para que no se repita, que nadie mas proteste, y me echaron a fin de año”.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo