El Horangel de la soja

Al margen del anuncio de la Presidenta para los productores chicos, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos determina las condiciones globales de mercado para el poroto. Qué pasará este año, lo analiza un especialista en base al reciente informe publicado por el USDA

 El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) publicó sus nuevas estimaciones sobre mercados de granos y oleaginosas para el presente año. En un contexto de preocupación por el impacto que pueda tener para nuestro comercio exterior la caída de los precios internacionales de la soja y sus derivados. Sin embargo se espera un incremento en las cantidades exportadas que podría compensar en parte esa caída. Paralelamente, se espera un incremento tal de la producción que puede derivar en un nuevo crecimiento del stock acumulado.

 Las exportaciones de soja y sus derivados tendrían un importante incremento según las últimas estimaciones que realizó el USDA. Las previsiones de este organismo dicen que nuestro país exportará 4,5 millones de toneladas de aceite de soja (un 9,5 por ciento más que el año pasado) y 28,8 millones de toneladas de harinas de soja (un 15,4 por ciento más que en 2014).

  Según la misma fuente, la cosecha para este año sería de 56 millones de toneladas, de las cuales 39,2 millones irían a molienda, 5,7 millones se incorporarán al stock y quedarían 11,1 para exportación sin procesar (42 por ciento más que en 2014). La última estimación del Ministerio de Agricultura (26/02/2015) es de 58 millones de toneladas, por lo que habría 2 millones de toneladas más que podrían incorporarse al stock.

 Estos incrementos en las exportaciones pueden amortiguar el impacto de la caída en los precios internacionales de esos productos. Si tomamos el promedio de los primeros dos meses de este año y el promedio del año pasado, vemos una caída en los precios del 10 por ciento en porotos y aceite, y del 15 por ciento en pellets de soja.

 Esta baja en los precios está relacionada al incremento de la oferta por encima de la demanda. Para este año se estima que la producción mundial de soja se incrementará en 31,4 millones de toneladas, de las cuales 23 millones irán a incrementar el stock mundial, que va a llegar a 90 millones de toneladas. Este stock representa un 35 por ciento de la molienda mundial.

  A final del 2014, nuestro país tenía un stock estimado en 29 millones de toneladas (10 millones más que a final del 2013). Esta cifra equivalía al 54 por ciento de la cosecha de ese año y representaba el 44 por ciento del stock mundial. Para este año, la previsión es que el stock mundial tenga un incremento entorno al 35 por ciento, mientras que el stock argentino crecería por encima del 20 por ciento.

 

  En este contexto es de esperar un buen desempeño en la industria aceitera, tan importante en nuestra región. La caída de los precios no compromete los márgenes brutos porque también se abarata el principal insumo. A su vez, el mayor nivel de actividad dará solidez a las empresas del sector. Esto debería manifestarse en el proceso de paritarias sectoriales, a pesar de los reparos que las patronales suelen poner cada vez que se pone sobre la mesa la retribución de los trabajadores.

             

 

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo